Activista ambiental mexicano desaparece después de atacar a aldeanos | Desarrollo global

Se denunció la desaparición de un activista ambiental en México una semana después de un ataque bárbaro contra aldeanos tribales desplazados de las tierras que habían defendido contra la tala ilegal.

Irma Kalindo Barrios, una tribal mixteca (ñuù savi) que trabajaba para proteger los bosques en el sur de Oaxaca, fue escuchada por última vez el 27 de octubre. Según la activista estadounidense Rosie Fustamande, que tenía estrechos vínculos con Kalindo, estaba programada para asistir a una reunión virtual para poder unirse a un mecanismo estatal que protege a periodistas y guardaespaldas, pero no lo hizo.

Temprano en el día, Kalindo intentó presentar una petición al presidente Andrés Manuel López Obrador en el Palacio Nacional en la Ciudad de México, pero fue rechazado.

“No hay funcionarios del gobierno que vayan a ver cómo vivimos … solo envían dinero para comprar las armas que se usan para matarnos. Si hay organizaciones o grupos que quieren ayudarnos, son delincuentes, intimidados y acosados, Kalindo dijo sobre su desaparición en su página de Facebook. Escribió hace un tiempo. “¿Dónde termina esto? ¿Que sigue? «

La desaparición de Kalindo fortalece la reputación de México como un país donde los ambientalistas son a menudo blanco de asesinatos.

Centro Mexicano de Derecho Ambiental 65 ataques contados Los ambientalistas y 18 homicidios en 2020, un fuerte aumento de los 39 ataques en 2019, son «violencia estructural y general contra quienes defienden la naturaleza, la tierra y el territorio», dice el informe.

Mientras tanto, la deforestación continúa en todo México, a pesar del plan del gobierno federal de pagar a los residentes rurales para plantar árboles frutales y árboles en todo el sur de México.

La violencia terrorista estalló en su ciudad natal del municipio de San Estepon Atatlahua antes de la muerte de Kalindo.

Durante el período de tres días del 21 al 23 de octubre, según el abogado de derechos humanos de Oaxaca Maurilio Santiago Reyes, quien trabajó en estrecha colaboración con Kalindo, tres comunidades fueron atacadas, dos fueron asesinadas, cuatro desaparecieron y 90 casas fueron incendiadas.

Oaxaca Media Una pareja informó de al menos siete muertes, incluidos residentes de 95 años, y describió un ataque de 70 personas con armas de gran potencia.

Según Santiago Reyes, Kalindo se desempeñó anteriormente como concejal de desarrollo cultural en el gobierno municipal de Estaben Atatlahua. Pero luego desvió sus esfuerzos para proteger los bosques de pinos en las montañas de la región de Mikstego de Oaxaca y creó enemigos para su operación.

En 2018, los casilleros se trasladaron a tres comunidades del municipio de San Esteban Atatlahua, con la protección del gobierno local. Un grupo de vecinos prendió fuego a su casa ese año y la llevaron al bosque.

Solicitó a las autoridades locales, estatales y federales que intervinieran mientras los árboles saqueaban el bosque local. La deforestación elimina la fuente de ingresos mediante la tala de árboles permanentes y la eliminación de fuentes de alimentos porque los residentes buscaron montañas famosas por sus hongos, que sustentan su dieta. Pero no se ha tomado ninguna medida, según Santiago Reyes. Los funcionarios del gobierno estatal y federal tampoco intervinieron.

“El problema en Oaxaca es que hay una enorme complicidad entre grupos con poder político, a veces controlan una región y la gente se beneficia de estos recursos naturales”, dijo Santiago Reyes. «Nadie ha respondido a las quejas presentadas».

READ  Russell llega con sorpresa para el GB de México