Acuerdo con 136 países para una tasa impositiva global del 15%

Ciento treinta y seis países acordaron imponer un impuesto mínimo del 15% a las empresas multinacionales, anunció el viernes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, después de las manifestaciones de Irlanda, Estonia y Hungría.

“La importante reforma del sistema tributario internacional completada hoy en la OCDE garantizará que se aplique un impuesto mínimo del 15% a las corporaciones multinacionales a partir de 2023”, dijo la OCDE en un comunicado y dio la bienvenida al acuerdo “histórico”.

Estos 136 países, que representan el 90% del PIB mundial, podrán generar unos 150.000 millones de euros en ingresos adicionales gracias a este impuesto mínimo, asegura la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

El impuesto más bajo del mundo

Kenia, Nigeria y Sri Lanka, que están vinculados a las negociaciones que involucran a 140 países, no se encuentran entre los signatarios. Pakistán, que estaba incluido en la lista anterior de signatarios, ya no está en la lista del viernes.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó en un comunicado que “imponer un piso impositivo global sólido finalmente equilibrará el campo de juego para los trabajadores y los contribuyentes”. “

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acogió con satisfacción “un gran paso adelante para hacer nuestro sistema fiscal más justo”.

El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, señaló un “logro significativo y decisivo” y dijo que quería traducirlo en acciones legales durante la presidencia francesa de la Unión Europea, en la primera mitad de 2022.

Irlanda y Estonia

El acuerdo fue acogido con satisfacción por la Corte Penal Internacional, un grupo de presión de los gigantes tecnológicos estadounidenses, que ha insistido en particular en que está satisfecho con “una clara obligación de eliminar todas las medidas fiscales sobre los servicios digitales” y “un compromiso de no implementar sus medidas”. en el futuro.”

READ  CAC40: vuelve al canal ascendente (6.630) antes del FOMC

El vicepresidente de Facebook, Nick Clegg, también confirmó que la red social estaba “feliz de ver surgir un consenso”, incluso si “significa pagar más impuestos en diferentes lugares”.

En julio se alcanzó un primer acuerdo sobre directrices fiscales internacionales. Esta vez se trató de fijar estándares técnicos, pero fue objeto de amargas negociaciones entre países con estrategias tributarias nacionales muy diversas.

El bloqueo principal saltó un 15% el jueves con ganancias el jueves en Irlanda y luego en Estonia, dos países que hasta entonces se habían mostrado reacios a colocar sus iniciales en el texto. Para Dublín, que alberga las sedes europeas de Apple, Facebook y Google, una garantía de tarifa plana del 15% fue crucial.

El viernes, Hungría, el último país de la UE que no retrocedió, accedió al acuerdo tras recibir concesiones.

Budapest, que tiene una tasa impositiva corporativa del 9%, es uno de los estados enfocados en el atractivo fiscal y ha podido ver mayores deducciones que le permitirán contabilizar la base imponible de las corporaciones multinacionales.

Fiscalidad de grandes grupos

La otra gran parte de las negociaciones en la OCDE fue sobre la parte de los ingresos fiscales que se redistribuiría en países donde las corporaciones multinacionales tienen actividades y clientes, pero no tienen oficinas centrales.

Esto concierne solo a grupos muy grandes que registran más de 20 mil millones de euros en ventas cada año y muestran una alta rentabilidad. La participación de los beneficios imponibles en este contexto, objeto de un cálculo inteligente, se establece en un 25% por encima del nivel de rentabilidad del 10%.

READ  Francia está invirtiendo mil millones de euros para garantizar la longevidad del tanque Leclerc

falta de ambicion

Presentado como histórico, el acuerdo ha sido visto por las ONG y algunos economistas como insuficientemente ambicioso y como una fuente de desigualdad entre los países ricos y en desarrollo.

Según Oxfam, los países más pobres recibirán menos del 3% de los ingresos fiscales adicionales. La ONG denunció la “falsificación” y la “capitulación” hacia países con tasas impositivas más bajas.

Con respecto a la reasignación de ingresos fiscales a los estados donde las corporaciones multinacionales hacen negocios, “Estados Unidos y Europa se beneficiarán principalmente de ello”, dijo Daniel Boone, director de proyectos internacionales de la Washington Tax Foundation. Porque las corporaciones multinacionales “albergan allí sus oficinas centrales y la mayoría de sus clientes”.

Joseph Stiglitz, el premio Nobel de Economía que ha hecho campaña a favor de un impuesto mínimo del 25%, lamentó el jueves que el acuerdo “no aborda adecuadamente las preocupaciones de los países en desarrollo y emergentes”.

El objetivo es implementar la reforma para 2023, que es el momento de adaptar la legislación. Pero algunas preguntas siguen sin respuesta, como la capacidad de la administración para imponer reformas al Congreso.