Desaparece la ‘Carretera de la Muerte’ de México al otro lado de la frontera

Cincuenta personas han desaparecido en un viaje en automóvil de tres horas este año entre Monterey, el centro industrial de México, y la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo. El camino que recorrieron bien los medios locales ha sido denominado “Carretera de la Muerte” por los medios locales.

Los familiares dicen que los miembros de la familia simplemente desaparecieron. Desaparecido y muerto a tiros por 15 espectadores inocentes en un rinoceronte la semana pasada, México dice que está regresando a los días oscuros de la guerra contra las drogas de 2006-2012, con hombres armados de carteles que a menudo apuntan a civiles y entre ellos.

“Ya no está entre los cárteles; Están atacando al público ”, dijo la activista Angélica Orosco.

Se cree que media docena de los desaparecidos en la carretera son ciudadanos o residentes de Estados Unidos, aunque la embajada de Estados Unidos no ha podido confirmar su paradero. Uno, José de Jesús Gómez de Irving, Texas, fue reportado como desaparecido en la carretera el 3 de junio.

El sábado, la oficina del FBI en San Antonio, Texas, publicó un boletín en el que buscaba información sobre la desaparición de Gladys Pérez Sánchez, una mujer de Laredo, Texas, y su hijo de 16 años y su hija de 9 años. Vieron por última vez la salida del 13 de junio en la carretera. Visitaron a familiares en el pueblo de Sabinas Hidalgo en la carretera y regresaron a Texas cuando desaparecieron.

Se cree que la mayoría de las víctimas cruzaron la frontera de Laredo, Texas, cerca o fuera de la ciudad de Nuevo Laredo, dominada por el Cartel. Alrededor de media docena de hombres han reaparecido vivos, brutalmente golpeados, y lo único que dicen es que los hombres armados obligaron a sus vehículos a detenerse en la carretera y tomaron el control.

READ  La clasificación de España para el Mundial contra Kosovo se vio ensombrecida por la diplomacia

La familia de Ricardo Valdés, quien desapareció en la carretera el 25 de mayo, colocó carteles de los desaparecidos en Monterey, Nuevo Lyon el jueves. (Abi)

Lo que pasó con el resto sigue siendo un misterio. La mayoría vive en el estado de Nuevo Len, donde se encuentra Montreux. Los familiares de los desaparecidos salieron a las calles de Montreal el jueves en busca de respuestas.

Orosco, miembro del Grupo de Ciudadanos, dijo que es probable que los secuestros marquen el regreso de México a los peores días de la guerra contra las drogas, al igual que hombres armados del cartel en el vecino estado de Tamaulipas sacaron a pasajeros inocentes de los autobuses en 2011. Lucha entre sí hasta la muerte con los mazos.

Entonces, como ahora, políticos y abogados han proporcionado algunas respuestas a las familias de los desaparecidos.

“Ahora, más de 10 años después de su desaparición en 2010 y 2011, no pueden seguir usando las mismas excusas”, dijo Orosco. Pero “usan las mismas líneas. … Debieron haber creado empresas y prácticas durante la última década, pero la misma vieja historia de que las autoridades no hicieron nada. “

Las Fuerzas Unidas para Nuestras Desapariciones envió un comunicado de prensa el 19 de mayo, advirtiendo a la gente de los peligros en la Carretera Monterrey-Nuevo Laredo, y a mediados de mayo el equipo recibió solo 10 informes de desapariciones allí. En junio se presentaron informes adicionales y ahora son 50.

Diez días después, el gobierno estatal de Nuevo Leo reconoció que había recibido información sobre 14 personas más desaparecidas en la carretera en lo que va de 2021 en la vecina Tamaul Lipas, donde se encuentra Nio Liodo.

READ  Los funcionarios de inmigración en España le dan a la abuela solo 3 meses en Houston para ver a su nieto moribundo

Pero casi un mes después, hasta el 23 de junio, Nuevo León no advirtió a la gente que no viajara por la carretera.

Era demasiado tarde para Gómez, un camionero de 36 años que desapareció con tres empleados de la misma empresa de camiones en la carretera de 135 millas (220 km) en junio, junto con Javier Toto Gogol, padre de cinco hijos. Viajaban en auto a Nuevo Laredo.

“Hasta ahora, no sabemos nada de ellos (lo que pasó)”, dijo Erma Biscal Zara, esposa de Toto. “Hasta el 5 de junio la empresa me llamaba ‘Tu marido no está’. En cuanto a los agentes, les pregunto, dicen ‘no sabemos nada'”.

Incluso después de admitir los secuestros, el gobierno estatal de Nuevo León sugirió que era un problema de sus ul lipas. El gobierno de Nuevo Len también brindó información confusa, afirmando haber rescatado a 17 personas después de que fueron secuestradas por primera vez en la carretera, y luego admitió que las víctimas la habían traído a casa por su cuenta.

Los dos gobiernos estatales no anunciaron un plan conjunto para aumentar la policía y la seguridad en la carretera hasta el viernes, lo que podría haber salvado decenas de vidas si se hubiera llevado a cabo un mes antes.

“Ahora mismo la Guardia Nacional va a patrullar la carretera. ¿Por qué esperaron tanto?”, Preguntó su esposo, el camionero Artemio Moreno Carla Moreno, quien desapareció en la vía el 13 de abril.

Ella también está horrorizada de que el norte de México esté renovando sus experiencias de hace una década. “¿Cómo puede suceder esto? Necesitamos tener más recursos (de aplicación de la ley) ahora ”, dijo.

READ  Covit-19 en España: la quinta ola de coronavirus aumenta la presión en los hospitales, 370 nuevos pacientes al día | Comunidad

Nuevo Laredo ha dominado durante mucho tiempo al Cartel del Noreste, un remanente del antiguo Cartel de Zidas, cuyos miembros son conocidos por la violencia.

El analista de seguridad de México Alejandro Hope dice que la desaparición del 19 de junio y los eventos del 19 de junio en Rhinosa, cuando hombres armados de cárteles rivales salieron a las calles y mataron a aproximadamente 15 transeúntes, recuerdan los ataques contra civiles durante la guerra contra las drogas de 2006-2012.

En 2008, un narcotraficante arrojó granadas a una multitud durante la celebración del Día de la Independencia en la ciudad occidental de Morelia. En 2011, hombres armados del cártel en Tamaulipas secuestraron a decenas de hombres de autobuses de pasajeros para pelear entre ellos hasta la muerte, ya sea como herramienta de reclutamiento o como entretenimiento.

“Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Nunca se detuvo por completo ”, dijo Hope sobre los ataques contra civiles. Hope dijo que lo único que ha cambiado es la retórica.

A principios de la década de 2000, las autoridades reiteraron a menudo la vieja creencia de que los traficantes de drogas se mataban entre sí y no eran civiles inocentes. En este punto, en las matanzas de rinocerontes y secuestros en carreteras, las autoridades reconocieron rápidamente que las víctimas eran civiles inocentes.

“Ese argumento, ‘solo se matan entre ellos’ ya no se escucha mucho”, dijo Hope.