EE. UU. y México prometen 500 millones de dólares para combatir la contaminación transfronteriza de las aguas residuales del río Tijuana

Una inversión de casi 500 millones de dólares en nuevas instalaciones de tratamiento de aguas residuales en Tijuana podría limpiar las playas permanentemente contaminadas de San Diego, dicen funcionarios estadounidenses y mexicanos.

Funcionarios de ambos países firmaron un acuerdo para financiar nuevos proyectos de saneamiento a través de la Comisión Internacional de Límites y Aguas en una ceremonia el jueves en la Reserva Nacional del Estuario del Río Tijuana en Imperial Beach.

El acuerdo compromete alrededor de $350 millones en gastos estadounidenses y $144 millones del gobierno mexicano para reemplazar las instalaciones de tratamiento de aguas residuales en ruinas en Tijuana.

Los fondos combinados construirán una planta de tratamiento para 2027 que reducirá a la mitad la cantidad de días que las aguas residuales fluyen al norte de México hacia Imperial Beach y otras comunidades costeras de San Diego y reducirá en un 80 % las aguas residuales no tratadas que se descargan en el Océano Pacífico, según EE. UU. . Agencia de Protección Ambiental.

La contaminación transfronteriza ha plagado a Tijuana y la región sur de San Diego durante décadas, causando enfermedades como diarrea y enfermedades respiratorias y daños ambientales.

El representante Scott Peters (D-San Diego) dijo que el problema ha empeorado en los últimos cinco años a medida que las antiguas instalaciones de tratamiento de aguas residuales continúan deteriorándose y filtrando aguas residuales sin tratar al Pacífico.

«Su infraestructura realmente se está desmoronando y no recibe mantenimiento, y la planta de tratamiento se está desmoronando, por lo que las aguas residuales caen al agua, no a través de una tubería con tratamiento parcial, sino sin ningún tratamiento», dijo Peters.

READ  El clero de Hillong puede salir de Australia para predicar en México

Estudios de salud recientes Descubrieron que los contaminantes virales en el agua pueden ser más altos de lo que se pensaba anteriormente. El problema se agrava por el hecho de que la capacidad de la planta de tratamiento ha disminuido a medida que aumenta el volumen de aguas residuales generadas por Tijuana.

“Tienen un problema doble: una población en crecimiento y una infraestructura deficiente”, dijo Peters.

Minuto nro. El acuerdo, conocido como 328, prevé duplicar la capacidad de la Planta Internacional de Tratamiento de Aguas Residuales de South Bay en Estados Unidos y construir una nueva planta de tratamiento en Tijuana.

Los proyectos combinados aumentarán la capacidad de tratamiento de aguas residuales en 43 millones de galones por día, dijo la EPA. Repararán o reemplazarán líneas de alcantarillado y estaciones de bombeo deterioradas en Tijuana.

El financiamiento estadounidense para esos programas incluye $300 millones aprobados como parte del acuerdo de 2020 entre Estados Unidos, México y Canadá. Ese dinero estaba inmovilizado debido a restricciones legales, pero fue presentado el mes pasado por los representantes Sarah Jacobs (D-San Diego) y Juan Vargas (D-San Diego). reforma de la ley Permitir que la EPA transfiera fondos para el tratamiento de aguas residuales a la Comisión Internacional de Límites y Aguas.

El año pasado se aprobaron $50 millones adicionales en virtud de la Ley federal de Inversión en Infraestructura y Empleos, dijo Peters.

México se comprometió recientemente a invertir $144 millones en el proyecto, dijeron las autoridades.

«No es solo una declaración de intenciones, es el siguiente nivel de compromiso», dijo Peters. «Se implementará como un contrato».

READ  México logra retirar artefactos prehispánicos a la venta en Viena

Aunque la finalización de la nueva instalación está programada para 2027, Peters dijo que es un cronograma conservador y que los funcionarios esperan construirla pronto. Mientras tanto, los derrames de aguas residuales pueden interceptarse o desviarse mar adentro para evitar la contaminación de las playas a ambos lados de la costa.

“Creo que todos entendemos que no podemos cerrar estas playas en el verano”, dijo Peters.