El virus ya no hace olas, pero sigue matando en silencio

En los primeros seis meses de 2022, la Unión Europea mató a casi 140.000 personas más de lo habitual. Incluso si la variante omicron era menos feroz, todavía pesaba mucho en las estadísticas de muerte. Bélgica es uno de los países más supervivientes.


Este artículo está reservado para los suscriptores.

Jefe de Investigaciones

Tiempo de lectura: 6 minutos

Fini La hora en que comenzó cada boletín con el número de muertes por coronavirus. Los gestos de los bares han desaparecido (casi) por completo, los festivales de verano han logrado reaparecer «como en los viejos tiempos» y las reglas de cuarentena son más turbias que nunca en nuestras mentes. Mejor: el Instituto Sciensano, que es responsable de las estadísticas nacionales de COVID, ya no publica un informe diario y se conforma con un breve topo dos veces por semana. Bélgica acaba de pasar por una séptima ola sin despertar ninguna emoción en particular. Todo esto parece indicar que desde la era del Omicron y sus subvariantes, altamente contagiosas pero menos virulentas, realmente hemos pasado a la etapa de «vivir con él».


Este artículo es solo para suscriptores.

Con esta oferta disfruta de:
  • Acceso ilimitado a todos los artículos, archivos e informes de la redacción
  • El periódico en la versión digital
  • Comodidad de lectura con anuncios limitados



READ  La mujer afgana que nació en un avión militar estadounidense llamado Rich: Mi sueño es ver volar sus aviones de combate | Globalismo