En La Rioja española, las viñas viejas son un vino a prueba de futuro contra el cambio climático

  • España es el tercer productor mundial de vino
  • La Rioja concentra el 21% de la producción de vino de España
  • Las viñas de más de 35 años sobrellevan mejor el cambio climático
  • El calor provocará pérdidas en la producción de cultivos en Europa, dice la ONU

LOGROÑO, España, 3 nov (Reuters) – Cuando el genetista español Pablo Carbonell ve un rectángulo verde en la pantalla de su computadora entre interminables líneas grises, es una buena noticia para los enólogos que luchan contra los efectos del clima cálido.

El verde representa un cambio del arquetipo de la vid local, que representa un largo ciclo de maduración, cada vez más favorecido por los enólogos en España y en todo el mundo.

El aumento de las temperaturas significa que las uvas están madurando más rápido que antes, lo que lleva a un mayor contenido de alcohol y colores y aromas más débiles, lo que puede afectar el carácter de los vinos.

Los viñedos, que durante siglos han trasplantado esquejes para asegurar frutos robustos y sabrosos, ahora buscan variedades de uva que sean resistentes al cambio climático.

Pocos laboratorios de investigación son tan formales en su búsqueda de ese objetivo como el de La Rioja donde trabaja Carbonell, pero sus hallazgos se convertirán en un elemento básico de la elaboración del vino en el futuro.

El Instituto de Investigación de la Vid y el Vino, de financiación pública, conocido por su acrónimo en español ICVV, ha estado estudiando los genomas de las variedades de uva más utilizadas en la región española, donde se elabora vino desde la Edad Media.

Las vides de 35 años o más soportan mejor el cambio climático porque son genéticamente diversas.

READ  Mano fija en tractor para resistencia española

El objetivo final del laboratorio es garantizar que los enólogos elijan vides específicas que hayan demostrado ser «adaptables a las condiciones del cambio climático», dijo Carbonell.

España, el tercer mayor productor de vino del mundo después de Italia y Francia y el líder en exportaciones y superficie de viñedos, corre un mayor riesgo. Su valor industrial es de 5.000 millones de euros (4.940 millones de dólares).

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas advirtió recientemente que Europa corre el riesgo de «pérdidas en la producción de cultivos debido a la combinación de calor, condiciones secas y clima extremo».

Su declaración será uno de los asuntos a tratar. Cumbre Climática COP27 Teniendo lugar en Egipto del 6 al 18 de noviembre.

Con temperaturas 2,2 grados centígrados por encima del promedio, este verano fue el más caluroso de España desde que comenzaron los registros en 1961.

En La Rioja, entre 1950 y 2018, las temperaturas mínimas aumentaron una media de 0,9 C y las máximas 0,7 C, según un estudio de la geóloga Raquel Aransay. La cosecha avanzó 2,4 días por década y el contenido de alcohol de los vinos aumentó 1,3 grados por década entre 1992 y 2019, dijo.

La región norte alberga solo el 0,7% de la población de España, pero representa el 21% de su producción de vino. Sus más de 500 bodegas producen 350 millones de botellas anuales, con algunas añadas valoradas en 5.000 euros la botella.

La industria tiene un valor de alrededor de 1.500 millones de euros al año, lo que representa el 20% de la economía de la región.

READ  Iglesia en España expresa su deseo de 'brillar la verdad' en los casos de abuso clerical | Registro Católico Nacional

“Estamos muy preocupados por el cambio climático”, dijo Iñigo Torres, director de Grupo Rioja, una asociación que representa a 60 bodegas que representan el 80% de las ventas.

Torres señaló que la cosecha de este año comenzó dos semanas antes del promedio histórico, lo que cambió el buen equilibrio de las uvas para la vinificación.

La producción ha estado por debajo del promedio en los últimos cuatro años debido a la escasez de lluvias y las altas temperaturas, que ha disminuido entre un 5% y un 10% debido a la cantidad insuficiente de uvas, dijo.

vino viejo nuevo

En una mañana reciente en el ICVV, ubicado en las afueras de Logroño, la capital de La Rioja, las centrífugas zumbaban y el vapor de nitrógeno líquido brotaba de un balde mientras un investigador se preparaba para extraer ADN de hojas de parra trituradas.

Es el único laboratorio en España y uno de los pocos a nivel mundial que realiza análisis moleculares completos de la vid, dijo el director del ICVV, José Miguel Martínez Chapeter.

Sus muestras proceden de un viñedo cercano, utilizado como banco científico, donde desde los años 80 se plantan esquejes de viñas centenarias.

“La técnica de secuenciación de genes nos permite identificar mutaciones específicas que causan enfermedades en la población humana”, dijo. «La misma tecnología se usa para las vides de uva, pero estamos buscando propiedades que puedan adaptar las vides a las condiciones ambientales».

READ  Priyanka Chopra comparte nueva película desde España, aconseja a Bollywood para 'progresar' en la vida

Zapater advirtió que las temperaturas abrasadoras podrían eventualmente detener la producción de vino en algunas partes de España.

ICVV, que cuenta con un presupuesto anual de 6 millones de euros y alrededor de 100 trabajadores, comenzó este año a hacer vino de forma experimental en su viñedo, y hasta ahora las uvas resistentes al clima han dado buenos vinos con características de Rioja.

Otros grupos de investigación también están tratando de restaurar variedades de uva más antiguas con ciclos de maduración igualmente largos y estudiando el resultado de cruzar variedades.

A unos 60 km (37 millas) al norte del laboratorio, la bodega local RODA mira hacia el pasado en busca de soluciones climáticas futuras.

Con la esperanza de proteger sus viñedos del aumento de las temperaturas, Roda plantó el año pasado un nuevo viñedo en las colinas de Celorico, uno de los pueblos más frescos de La Rioja, con hileras curvas para retener mejor el agua de la lluvia.

Vides de uva cuidadosamente seleccionadas fueron trasplantadas de otro viñedo, donde RODA estudia el comportamiento de vides más viejas, algunas de hasta 110 años.

“Nuestra mayor preocupación es qué pasará en otros 20 o 30 años. Puede que tengamos que cambiar de variedad, pero no sabemos cómo”, dijo la ingeniera agrónoma María Santolaya del equipo técnico de RODA. Sol de verano reciente.

“Esperamos que no haya muchos años así porque es demasiado complicado”.

($1 = 1,0120 euros)

Información de Joan Foss y Vincent West; Por Joan Foss; Editado por Andre Caleb, Charlie Devereux y Catherine Evans

Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.