En medio del riesgo de estancamiento en la carrera de vehículos eléctricos, el programa de ayuda relanzado de España está recibiendo una cálida bienvenida

    • España destinó solo el 27% de sus 2.900 millones de euros en 2022.
    • El nuevo plan es más flexible.
    • España es el segundo país fabricante de automóviles de Europa
    • El proyecto provocó tensión entre VW y el gobierno

    MADRID, 11 abr (Reuters) – Volkswagen y Renault planean solicitar fondos de un renovado programa del gobierno español destinado a promover la producción de vehículos eléctricos (EV) en el país, mientras que Stellandis y la nueva AEHRA podrían hacerlo, dijeron los fabricantes de automóviles a Reuters.

    Madrid lanzará una nueva versión flexible del programa PERTE en julio, después de que en la ronda de financiación inicial del año pasado, por valor de 2.000 millones de euros (2.200 millones de dólares), se asignara solo el 27% de los 2.900 millones de euros asignados.

    El plan, que atraerá fondos de apoyo pandémico de la Unión Europea, espera ayudar a España, el segundo fabricante de automóviles más grande de Europa, a permanecer en la carrera de vehículos eléctricos después de perder inversiones frente a rivales en la región y más allá.

    La expansión de la capacidad de los vehículos eléctricos se considera vital para el futuro industrial de España, ya que los subsidios de EE. UU. en virtud de la Ley Antiinflación se suman a la competencia de los países de bajo costo en el este de la UE.

    «España ha hecho todo lo posible con el primero (PERTE), pero debemos asegurarnos de que el segundo sea mucho mejor y más flexible», dijo Wayne Griffiths, director ejecutivo y presidente de SEAT, la unidad española de Volkswagen (VOWG_p.DE). ANFAC Asociación Española de Fabricantes de Automóviles.

    «Debemos acelerar el ritmo. No podemos perder más tiempo».

    VW presentará una nueva solicitud PERTE, lo que podría significar fabricar vehículos eléctricos adicionales o ensamblar baterías en España, proyectos que no fueron cubiertos por la financiación que recibió el año pasado.

    La francesa Renault (RENA.PA) ha recaudado 40 millones de euros en su primer PERTE y pretende participar en una nueva ronda de financiación, dijo a Reuters su director de estrategia y responsable del mercado español, Joseph Maria Regascens.

    Dependiendo del momento y las condiciones, Renault puede decidir producir más autos híbridos en España, dijo Régésens.

    España obtuvo la aprobación de la Comisión Europea para relajar las reglas del PERTE el año pasado luego de ser culpada por la infrautilización de la estricta condición que condujo al despido de dos altos funcionarios del gobierno.

    José María López, que ahora está al frente del proyecto, expresó su esperanza de que los 2.000 millones de euros restantes del proyecto se lancen en julio en licitaciones gemelas para la producción de vehículos eléctricos y baterías.

    Las ofertas ahora serán individuales y no a través de asociaciones de grandes y pequeñas empresas, y se simplificarán los criterios de selección. El plazo para la implementación de las inversiones se extendió desde el 2025 del primer plan hasta el 2028, un cambio que Griffiths de VW calificó de «buenas noticias».

    «Año perdido»

    Stellandis ( STLAM.MI ) “está en conversaciones directas con el gobierno español en el contexto del aumento de la producción de BEV (vehículos eléctricos a batería) en España”, dijo un portavoz de la empresa franco-italiana, cuyas marcas incluyen Fiat y Peugeot.

    Stellandis ya produce vehículos eléctricos en España y recibió 67 millones de euros del primer PERTE, pero puede solicitar más fondos para aumentar la producción.

    El programa actualizado también atrae a nuevos jugadores.

    AEHRA de Italia, que se fundó el año pasado y tiene como objetivo producir sus primeros vehículos eléctricos para 2026, puede buscar financiamiento PERTE ya que considera a España como una opción de fabricación junto con Italia o Europa Central, dijo el cofundador y director ejecutivo Hasim Nada.

    Griffiths dijo que el uso de fondos de la UE era «vital» para el futuro de España, de lo contrario algunas inversiones serían imposibles.

    Pero advirtió que 2022 sería un «año perdido» para los objetivos de electrificación de España e instó a seguir avanzando en los planes para impulsar las ventas de vehículos eléctricos y expandir la red de carga. A diferencia de Alemania, el principal fabricante de automóviles de Europa, España carece de un fabricante nacional que defienda la causa de los vehículos eléctricos.

    Con la planificación de la UE para prohibir los automóviles nuevos que emiten CO2 a partir de 2035, los datos de ANFAC muestran que las ventas españolas de vehículos eléctricos e híbridos enchufables como proporción de las ventas totales están 10 puntos porcentuales por encima del promedio de la UE y los vecinos Francia y Portugal.

    Mientras tanto, los países europeos que producen menos automóviles que España, incluidos Francia y Hungría, han atraído la mayor cantidad de inversiones en plantas de baterías hasta la fecha, según la consultora Benchmark Mineral Intelligence.

    El sector de la automoción supone el 8% de la economía española y el 9% de sus puestos de trabajo.

    Fideicomisos de batería

    El PERTE actualizado incluirá un subsidio específico para la producción de baterías.

    “Este sector está a favor de la reestructuración”, dijo el comisionado del PERTE López.

    Reuters informó en febrero que Tata Group de India estaba considerando España o Gran Bretaña como posibles ubicaciones para la fábrica de baterías, y que InoBat de Eslovaquia estaba considerando construir una fábrica en España.

    BYD Co de China, el mayor vendedor mundial de vehículos eléctricos e híbridos enchufables, puede hacer un movimiento similar para asegurar la financiación de PERTE, dijo el lunes Envision de China para establecer una planta de baterías en España, mientras que el periódico español Expansion dijo el lunes.

    El gobierno espera evitar tensiones pasadas con las empresas automotrices.

    En la ronda PERTE del año pasado, VW-SEAT pagó más con 357 millones de euros, pero se esperaba más.

    El liderazgo de SEAT le dijo al gobierno «900 (millones de euros) o nada», dijo una fuente con conocimiento directo del asunto, amenazando con cancelar sus inversiones planificadas en vehículos eléctricos y baterías antes de aceptar la cuota.

    El gobierno creía que VW «no tenía un plan B» si se echaba atrás en la construcción de su fábrica de baterías del sur de Europa en España, dijo la fuente. El fabricante de automóviles no ha cambiado sus planes.

    Preguntado por la supuesta demanda de 900 millones de euros, Griffiths de SEAT declinó comentar, aunque admitió que los resultados del PERTE estaban «lejos de nuestras expectativas».

    ($1 = 0,9165 euros)

    Información adicional de Gilles Guillaume en París y Giulio Piovaccari en Milán; Editado por Aislin Laing, Catherine Evans, Kirsten Donovan

    Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.