Estudiantes de Mercer enseñan y aprenden idiomas en México

El profesor español Libertad Aranza volvió a sus raíces este verano con un equipo de Mercer para abordar una necesidad expresada por la comunidad. en el primer periodo Misión Mercer a MéxicoEstudiantes y maestros brindaron lecciones de inglés a cerca de 200 niños en Izúcar de Matamoros y realizaron talleres para 33 estudiantes universitarios que estudian para convertirse en maestros de inglés.

Aranza y el Dr. José Pino, profesor asociado de español y presidente del Departamento de Lenguas y Literatura Extranjeras de Mercer, guiaron a 15 estudiantes de Mercer en varias carreras en el viaje de tres semanas.

“A través de Mercer on Mission, nuestros estudiantes no solo cambian, impactan y tocan las vidas de esas comunidades, sino que a través de la experiencia interactiva, también se ven impactados y cambiados de muchas maneras”, dijo el Dr. Pino. «Algunos de ellos descubrieron sus verdaderas carreras, lo que realmente querían hacer, sus fortalezas o debilidades. Nuestros estudiantes fueron más allá y todos enfrentaron desafíos.

Durante una visita a Izúcar de Matamoros a principios de este año, los residentes le dijeron a Aranza que sus escuelas carecían de maestros de inglés y técnicas de enseñanza de inglés especializadas.

«La mayor parte de su instrucción se basa en la gramática y no se enfocan en escuchar, pronunciar y comprender conversacionalmente. Es más instrucción relacionada con libros», dijo Aranza.

Habiendo preparado planes de lecciones antes del viaje, el equipo de Mercer pasó la mañana en dos escuelas intermedias enseñando inglés a los estudiantes seleccionados para el campamento de verano.

Los niños estaban emocionados de aprender y participar, pero necesitaban mucho estímulo y tranquilidad, dijo Kimberly López, una estudiante de último año en ascenso con doble especialización en español e ingeniería mecánica.

READ  La Fundación Bagdad premia a la organización benéfica fronteriza México-Estados Unidos por $ 2.5 millones de apoyo de Covid

«Entendieron la parte de la gramática, pero cuando comenzaron a hablar (inglés), se sintieron menos seguros y un poco avergonzados de hablar frente a sus compañeros de clase», dijo Samantha Vaguero-Covarrubias, estudiante de tercer año con especialización en español. «Nuestro plan de lecciones aplicó todo lo que sabían y les dio tiempo para practicar con nosotros y en clase».

Por la tarde, el equipo de Mercer capacitó a estudiantes universitarios de la Universidad Tecnológica de Izúcar de Matamoros (UTIM) en técnicas de adquisición de segundas lenguas. Más tarde, los estudiantes de UTIM trabajaron con estudiantes de Mercer en campamentos de secundaria. Estas experiencias inmersivas les permitieron mejorar su competencia lingüística y cultural de enseñanza y les mostraron cómo impartir lecciones efectivas y relevantes, dijo el Dr. Pino. Los estudiantes de Mercer también pudieron expandir sus habilidades en español.

La esperanza es que estas habilidades en el idioma inglés abran puertas para Izúcar de Matamoros y sus residentes. Hablar inglés puede cambiar la vida de los niños allí al darles oportunidades para su futuro. Además, la fluidez allana el camino para futuras transacciones comerciales que benefician a la sociedad.

“Al estar allí y enseñarles inglés, como lo hice yo, pueden seguir estudios superiores dentro o fuera de México y…

Alumnos de Mercer y de la Universidad Tecnológica de Izúcar de Matamoros se muestran en la recepción.
Alumnos de Mercer y de la Universidad Tecnológica de Izúcar de Matamoros se muestran en la recepción.

Las habilidades del idioma inglés también son un componente importante de la inmigración, dijo el Dr. Pino. A medida que las personas se mudan de México a los EE. UU. o viceversa, saber inglés y español ayuda en la comunicación entre los miembros de la comunidad y los miembros de la familia y puede ayudar a facilitar la transición cultural, dijo Aranza.

READ  Partido del Barcelona: Otro choque esperado entre Felix Agar-Aliasim y Denis Shapolov

Los miembros de la comunidad expresaron interés en aprender cómo solicitar becas para colegios y universidades en los Estados Unidos. Entonces, durante el viaje misionero de Mercer, el Dr. El seminario presidido por Pino contó con la presencia de estudiantes, profesores, personal y administradores de la UTIM, así como del público. El auditorio estaba repleto y el evento fue muy exitoso, dijo el Dr. Pino.

Vaquero-Covarrubias y López dijeron que la ceremonia de clausura, organizada por estudiantes, profesores, personal y administradores de la UTIM, así como el gobierno local, fue especialmente significativa para reconocer el trabajo del equipo de Mercer. López dijo que el evento mostró lo que habían logrado.

«Al principio, era un grupo de estudiantes de primer año», dijo López. «Toma un tiempo para que se abran a ti, pero una vez que desarrollas esa relación con ellos, no quieres que termine. Hemos logrado lo que nos propusimos hacer, y espero que los viajes de Mercer continúen y los estudiantes saben que también han tenido un impacto en nosotros».

Durante la ceremonia tocó una banda y estudiantes locales realizaron danzas representando las diferentes regiones de México. Vaquero-Covarrubias dijo que vio rastros de la herencia mexicana de su madre en un baile.

“Ellos nos muestran su cultura mientras nosotros les mostramos nuestra cultura a través de talleres de enseñanza”, dijo.

Estudiantes de Mercer exploran el centro histórico del centro de Puebla.
Estudiantes de Mercer exploran el centro histórico de Puebla.

Además de sus tareas de instrucción en inglés, los estudiantes de Mercer obtienen una mejor comprensión de la cultura diversa de México al explorar varios sitios históricos, desde grandes ciudades hasta áreas rurales, y más, dijo Aranza.

“No se trata solo de aprender sobre una ciudad, es aprender el panorama completo”, dijo. «Uno de los objetivos es ver diferentes perspectivas de México y aprender sobre diferentes comunidades».

READ  Las preocupantes lesiones de México, el técnico 'enemigo público número 1' y las bajas expectativas

Vieron la gran pirámide de Cholula; aprendió sobre el pueblo nahua (descendientes de los aztecas) en la Ciudad de México; Conéctese con la naturaleza mientras acampa en el pueblo de montaña de Cuetzalan; y aprendí a hacer pan de los lugareños. Lopez dijo que hacer el pan fue una de sus partes favoritas del viaje.

Los miembros de la facultad de Mercer Dr.  José Pino (centro) y Libertad Aranza entrevistan a Mercer en Misión en la Universidad Tecnológica de Izucar de Matamoros.
Los miembros de la facultad de Mercer Dr. Jose Pino (centro) y Libertad Aranza (derecha) hacen una entrevista de radio sobre Mercer on Mission en la Universidad Tecnológica de Izucar de Matamoros.

“Fue una oportunidad única en la vida de experimentarlo con mis compañeros estudiantes de Mercer y la gente local allí”, dijo López. «Que nos dieran la oportunidad de hacer algo como esto significó mucho y me demostró que estaban emocionados de tenernos allí. Estaban emocionados de compartir una parte de su cultura con nosotros».

El equipo de Mercer también visitó oficinas y agencias gubernamentales, incluidos el Centro para personas mayores y el Centro de recursos familiares, para ver otras formas en que el programa Mercer on Mission podría expandirse en el futuro. Dr. Pino y Aranza esperan inscribir a más estudiantes para el viaje de 2023 para poder proporcionar instructores de inglés adicionales, y la comunidad ha notado necesidades relacionadas con la atención médica.

El trabajo con UTIM continuará este otoño durante las clases de conversación en español de Aranza, durante las cuales los estudiantes de Mercer y UTIM desarrollarán sus habilidades lingüísticas durante reuniones en línea.

Imagen destacada: Estudiantes de Mercer en el Distrito de las Artes en Puebla. Fotos cortesía de Libertad Aranza

Los estudiantes de Mercer se muestran en una de las salas principales de la Casa Colorada, un edificio municipal en la ciudad de Izucar de Matamoros.
Los estudiantes de Mercer se muestran en una de las salas principales del edificio municipal Casa Colorada en la ciudad de Izucar de Matamoros.