Fosas comunes, caza de fugitivos y privaciones: Olenka relata un mes de ocupación rusa

¿Cómo vivimos en Ucrania en la zona ocupada? ¿Y cómo se está comportando el ejército ruso allí? Nuestros enviados especiales pudieron conocer a un joven ucraniano que trabaja en una gran empresa internacional. Hace un mes, vio a las tropas rusas llegar a su pueblo entre Kyiv y Chernobyl. Bajo la ocupación de los hombres de Vladimir Putin, Olenka conoció la falta de alimentos, los saqueos, pero también la vida sin contacto externo y sin electricidad.

Ella simplemente escapó de esta zona gracias a una especie de corredor humanitario y luego nos contó su historia… y la historia de los jóvenes soldados que conoció:

«Entraron a las casas de mi familia. Estos soldados eran muy jóvenes. Los rusos explicaron que ya habían estado en un ejercicio militar durante seis meses y luego ingresaron a Ucrania. Dijeron: “Estamos cansados, queremos ir a casa y volver a ver a nuestra familia.«.

Jóvenes soldados desmotivadosUme fue amable con los lugareños, pero también hubo saqueos, probablemente porque los propios soldados no tenían suficiente comida. Y el FSB, la inteligencia rusa, llegó en busca de dos fugitivos.

“Jóvenes de entre 18 y 20 años patrullaban las callesdice Olinka. Me dijeron que algunos de ellos desertaron. Otras fuerzas llegaron más tarde. Parecían del FSB. Estaban buscando soldados en las casas de los residentes. Pensaron que los jóvenes se escondían en nuestra casa porque no querían ir a la guerra».

Y luego estaban los soldados chechenos…

«Los voluntarios del pueblo no tenían miedo de los rusos, pero los vagabundos barbudos son chechenos. Hmm, tenemos miedo. Incluso los soldados rusos nos dijeron que le tienen miedo a Chechenia”.

Se cree que las pérdidas rusas son significativas. Es imposible obtener una estimación, pero Olinka explica que el ejército ruso cavó una fosa común cerca de su casa. Los cadáveres de los soldados rusos fueron arrojados allí prácticamente como si fueran ganado, hecho que la conmocionó y perturbó profundamente:

READ  Guerra en Ucrania: 30 años después de su negativa, Dinamarca decide sumarse a la defensa europea

«Un día, mi cuñado me dijo que los rusos habían convertido la escuela en un hospital. Me pregunté: «¿Pero dónde ponen a los que no sobreviven?» Hablé con personas que viven cerca de esta escuela, que pueden ver lo que está pasando, y me dijeron que los rusos estaban subiendo cuerpos en camiones para arrojarlos a una zanja. Simplemente arrojaron la basura al pozo. Se encuentra en el centro del pueblo, a 500 metros de mi casa. Allí cavaron el hoyo, donde arrojaron los cuerpos. Cuando me aseguré de esto, ya no podía beber agua de nuestro pozo. Afortunadamente, todavía tenía un suministro de agua embotellada. Acabo de beber esta agua. Y cuando mi madre hizo la sopa, no pude comerla. Psicológicamente, no puedo consumir nada que contenga esta agua”.

meNo hay más electricidad en esta área ni agua corriente, no más nevera. Olinka ahora está preocupada por su padre que se ha quedado en casa y necesita medicinas, pero también por los niños pequeños porque ya no hay comida ni leche para los niños. Por lo tanto, corren el riesgo de sufrir deficiencias nutricionales.