Guerra en Ucrania: amenazada de nacionalización, empresas extranjeras en el fuego cruzado de Rusia

La amenaza de nacionalización y creciente control sobre el Ministerio Público. El Estado ruso ha apretado las tuercas a las empresas extranjeras que desean retirarse del país desde su intervención militar en Ucrania y ante las sanciones que aquejan a la economía rusa.

Se han anunciado varias retiradas del exterior por parte de empresas directamente afectadas por las sanciones, lo que hará imposible su supervivencia.

Otras fueron iniciativas espontáneas impulsadas por una ola de sentimiento en la opinión pública.

Ante este desprecio, las autoridades rusas intensifican las medidas para evitar la fuga de capitales y apuntalar el rublo. Hasta que aparece un pesado fantasma en el sentido histórico: la nacionalización.

Porque aquellas empresas que se retiran de inmediato abandonan apresuradamente edificios, infraestructura y mercadería.

Sin llegar a pronunciar una palabra, Putin se mostró partidario de nombrar directores «externos» al frente de estas empresas «para pasárselas a quienes quieran hacerlas funcionar».

Sin embargo, subrayó que Rusia sigue «abierta» a los actores económicos extranjeros que lo deseen y que sus derechos deben ser «protegidos».

Por su parte, el partido gobernante Rusia Unida puso el pie en el plato al señalar que había elaborado un proyecto de ley que “será el primer paso para nacionalizar la propiedad de empresas extranjeras fuera del mercado ruso”. Esto pasaría por un funcionario judicial.

El Ministerio Público, el viernes, agregó una capa, ordenando un «control estricto» a las empresas extranjeras que anuncien la suspensión de sus actividades.

De vuelta a la Unión Soviética

Lo que se controlará: «cumplimiento de la legislación laboral, términos de los contratos de trabajo, pago de salarios, cumplimiento de las obligaciones contractuales con los contratistas y con la Federación Rusa», bajo pena de enjuiciamiento penal.

READ  Breve escena de pánico en el aeropuerto de Atlanta después de un 'tiroteo accidental'

En Internet y en conversaciones privadas abundan los chistes dulces y amargos sobre el regreso a la era soviética.

Para el Kremlin, esto no es necesariamente algo malo, incluso si el período del fin de la Unión Soviética, en los años 80, para muchos rusos estuvo asociado con una escasez a toda costa.

Vladimir Putin dijo: “La Unión Soviética ya vivió en condiciones de sanciones, se desarrolló y logró un éxito tremendo”, y una vez más aseguró que los rusos superarían las dificultades.

Dmitry Medvedev, el ex presidente ruso, exigió de inmediato que «congele los activos extranjeros». Inmediatamente después de que las fuerzas rusas entraran en Ucrania, amenazó con confiscar los fondos de los ciudadanos extranjeros en Rusia, comentarios que desde entonces han sido borrados de sus redes sociales.

Este tipo de declaración hace que los líderes empresariales rusos, que suelen ser obedientes, aúllen.

Me gustaría abogar por un enfoque muy cauteloso para (…) la confiscación de empresas que han anunciado su retirada del mercado ruso. Vladimir Potanin, el principal accionista del gigante minero Nornickel, declaró que tomaría cien años atrás, hasta 1917 «el año de la Revolución Bolchevique».

«Las consecuencias de tal movimiento, la desconfianza global hacia Rusia por parte de los inversores, sufrirán durante muchas décadas», agregó.