Guerra en Ucrania: ataque ruso mata a 60 civiles según Zelensky, G7 unido contra Moscú

Mientras Rusia se prepara para celebrar, prevista para el lunes, la victoria sobre la Alemania nazi en 1945, que el presidente ruso, Vladimir Putin, a menudo compara con el sangriento conflicto en Ucrania, este último continúa sin perspectivas de tregua en el futuro cercano.

En el este, “Justo ayer, en el pueblo de Belogorivka, en la región de Lugansk, una bomba rusa mató a 60 civiles”, dijo Zelensky durante una intervención en video en la cumbre del G7. Estaban tratando de encontrar refugio en un edificio escolar ordinario que había sido blanco de un ataque aéreo ruso.

El gobernador de la región de Lugansk, Sergej Gaidich, hizo la misma evaluación en el programa «Current Time TV» en idioma ruso. El domingo por la mañana, dijo, «un total de 90 personas» se encontraban en el lugar en el momento del paro. «Se rescataron 27 personas», agregó, y agregó que la temperatura era demasiado alta después de la explosión, que «destruyó completamente la escuela».

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que estaba «horrorizado» por el bombardeo, según su portavoz.

El mismo día, la primera dama de EE. UU., Jill Biden, se reunió con su homóloga ucraniana, Olena Zelenska, en una escuela de Ucrania cerca de la frontera con Eslovaquia, donde se ha alojado esta semana. «Quería venir el Día de la Madre. Pensé que era importante mostrar (…) que el pueblo de Estados Unidos apoya al pueblo de Ucrania», dijo a los periodistas.

Trudeau: ‘Crímenes de guerra’

Otras visitas sorpresa incluyen la visita del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a Irvine, un distrito en las afueras de Kiev devastado por los combates, así como la visita del presidente del Bundestag, la cámara baja del parlamento alemán, Barbel Pass, también cerca de la capital ucraniana. En Boucha escenario de atrocidades contra civiles.

Trudeau enfatizó que «Vladimir Putin es responsable de estos atroces crímenes de guerra» y «debe rendir cuentas».

READ  Europa preocupada: el despliegue de tropas rusas en la frontera con Ucrania "es el más grande jamás realizado"

El Grupo de los Siete, cuyo país se incorporó el domingo, decidió desvincularse «gradualmente» del petróleo ruso.

“Todo el G7 se comprometió hoy a prohibir o detener las importaciones de petróleo ruso”, dijo la Casa Blanca en un comunicado. Esta decisión «asestaría un golpe a la arteria principal que alimenta la economía de Putin y lo privaría de los ingresos que necesita para financiar su guerra».

A nivel de la Unión Europea, el fin de semana continuarán las negociaciones entre los estados miembros para eliminar los obstáculos al propuesto embargo europeo sobre el petróleo ruso, que Hungría está bloqueando.

En Mariupol, un puerto en el sureste de Ucrania bajo control casi en su totalidad ruso, los soldados ucranianos que aún luchan en las enormes acerías de Azovstal descartaron la rendición. «Rendirse no es una opción porque a Rusia no le importan nuestras vidas. No le importa dejarnos con vida», dijo Ilya Samuelenko, un oficial de inteligencia.

El Estado Mayor General advirtió que «el enemigo no detiene sus operaciones ofensivas (…) para establecer su control total sobre las regiones de Donetsk, Lugansk y Kherson y para preservar el corredor terrestre entre estas tierras y Crimea, que ha sido ocupada por Rusia» desde 2014.

Dijo que en la región de Donetsk, las tropas rusas continuaron sus ataques alrededor de Lyman, Babasnyansky, Severodonetsk y Avdiivka.

«Solo en Severodonetsk, hubo docenas de huelgas y un hospital también resultó herido», dijo el gobernador de la región de Lugansk.

La ciudad de Popasna ahora está destruida y los soldados ucranianos se retiraron de ella para ocupar «mejores posiciones», según la misma fuente.

Por parte rusa, el Ministerio de Defensa anunció, el domingo, la destrucción del «puesto de mando de la brigada mecánica» ucraniana, en la región de Kharkiv (noreste), así como del «centro de comunicaciones del aeropuerto militar de Chervonoglenskoye». , en el suroeste.

Las autoridades ucranianas advirtieron hace varios días de una posible intensificación de las operaciones ofensivas rusas en la víspera de las celebraciones del 9 de mayo.

READ  2022, ¿el año en que termina la pandemia de COVID-19?

«El mal ha vuelto»

El «mal» ha vuelto a Europa «con ropas diferentes, bajo consignas diferentes, pero con el mismo objetivo», gritó el presidente ucraniano el domingo, comparando la invasión de Rusia a su país con el asalto de la Alemania nazi a los países europeos, en un discurso que marca el final. de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

«Después de décadas… la oscuridad ha caído sobre Ucrania», dijo en una grabación de video donde fue filmado frente a los edificios de apartamentos destruidos.

En Zaporizhia (sureste), 174 civiles, algunos con niños pequeños, llegaron el domingo por la noche en ocho autobuses “desde el infierno de Mariupol”, escribió en Twitter el Coordinador Humanitario de la ONU para Ucrania, Osnat Lubrani. Unos cuarenta evacuados procedían de las plantas siderúrgicas de Azovstal.

Los trabajadores humanitarios escoltaron a personas mayores, incluida una anciana en silla de ruedas, a un centro de recepción.

El sábado, Zelensky ya había lanzado: «Hemos evacuado a los civiles de Azovstal», citando el número de 300 personas que han sido expulsadas de Irak. “Ahora nos estamos preparando para la segunda fase (…): los heridos y el personal médico”.

Cientos de personas se refugiaron en las galerías subterráneas de las acerías de Azovstal, que albergaban a los últimos defensores de la ciudad.

El miércoles, Moscú anunció un alto el fuego unilateral de tres días a partir del jueves por la mañana para permitir la salida de los civiles refugiados en este vasto complejo. Pero las autoridades ucranianas afirmaron que los rusos no la respetaban.

Según Yevgenia Titarenko, una enfermera militar cuyo esposo todavía es miembro del Regimiento Azov, en la planta de Azovstal, «Muchos soldados están en estado grave. Están heridos y no tienen medicamentos». «La comida y el agua también se están quedando sin agua».

READ  Asesinato de la londinense Sarah Everard: la policía condenada a cadena perpetua

“Lucharé hasta el final”, escribió su esposo Michalo en un breve mensaje de texto que pudo consultar AFP. Se casaron dos días antes del inicio de las hostilidades con Rusia.

El domingo, el Estado Mayor ucraniano señaló que «nuestras unidades en el área de la planta de Azovstal aún están prohibidas», refiriéndose a las «operaciones ofensivas rusas» con el apoyo de «artillería y fuego de vehículos».

Mariupol, que tenía aproximadamente 500.000 habitantes antes de la guerra, fue borrada casi por completo del mapa por dos meses de bombardeos rusos.

«La victoria será nuestra» (Putin)

“La victoria será nuestra como en 1945”, enfatizó el domingo el presidente Putin, quien agregó que las comparaciones entre la Segunda Guerra Mundial y el conflicto en Ucrania fueron como él deseaba el 8 de mayo.

Sin embargo, hasta ahora Rusia ha podido reclamar el control total de una sola ciudad importante, Kherson.

Sus residentes también podrán obtener pasaportes rusos este año, reveló Kirill Strimosov, «jefe adjunto de la Administración Militar y Civil (rusa) de la región».

En el puerto comercial de Mariupol, «el trabajo está en pleno apogeo», pero «aún queda mucho por hacer», dijo por su parte Denis Pushlin, jefe de la «República de Donetsk» instalada por los separatistas prorrusos. . «Esperamos una reconstrucción a gran escala en muy poco tiempo», agregó.

Por su parte, el presidente Zelensky acusó a su homólogo ruso de “olvidar todo lo que era importante para los vencedores” en 1945.

Las acciones de Vladimir Putin en Ucrania “cubren de vergüenza a Rusia y los sacrificios históricos de su pueblo (durante la Segunda Guerra Mundial)”, por su parte, las naciones del G7 expresaron este domingo su enfado durante una cumbre virtual.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido reafirmaron su «compromiso de tomar más medidas para ayudar a Ucrania a asegurar un futuro libre y democrático».