Guerra en Ucrania: el jefe del ejército británico niega los rumores sobre la salud de Vladimir Putin

Tiempo de lectura: 2 minutos

losEl jefe del Estado Mayor de la Defensa británico, almirante Tony Radakin, denunció este domingo los rumores sobre la salud del presidente ruso Vladimir Putin o la posibilidad de su asesinato.

“Creo que algunos de los comentarios sobre que él (Putin) no está sano o que eventualmente lo matarán, creo que son solo ilusiones”, dijo el oficial en un comunicado. Viernes.

Los rumores sobre la salud de Vladimir Putin, quien cumplió 70 años en octubre, no pudieron verificarse.

El almirante argumentó: «Como militares profesionales, vemos un régimen relativamente estable en Rusia, el presidente Putin ha logrado sofocar toda oposición (…) y nadie en la cima tiene la motivación para desafiarlo».

Selon lui, « le défi que pose la Russie va durer » potentiellement pendant « des décennies en termes de menace » et le Premier ministre qui succèdera à Boris Johnson, démissionnaire, devra être conscient que la Russie est « la plus grande menace » pour le Reino Unido.

El jefe de personal le dijo a la BBC que el ejército de Ucrania estaba «absolutamente» seguro de que ganaría la guerra provocada por la invasión rusa del país en febrero.

Según estimaciones del ejército británico, Rusia «perdió más del 30% de su efectividad en combate terrestre».

«Esto significa que 50.000 soldados rusos murieron o resultaron heridos en este conflicto, casi 1.700 tanques rusos fueron destruidos y casi 4.000 vehículos blindados rusos fueron destruidos», dijo el almirante.

La situación en Ucrania dominará los cálculos militares del futuro primer ministro, que sustituirá a Boris Johnson en septiembre. Entonces habrá que recordarle al Primer Ministro la extraordinaria responsabilidad que tiene con el Reino Unido como potencia nuclear. »

También se le preguntó al almirante Radkin sobre una investigación de la BBC que esta semana reveló que al menos 54 personas fueron asesinadas en circunstancias sospechosas en Afganistán por un comando del Servicio Aéreo Especial (SAS) en Afganistán, hechos que sus superiores mantuvieron ocultos.



La Policía Militar ya había establecido que «esto no sucedió», pero reconsideraría la cuestión si surgieran nuevas pruebas concretas, arrasando con la «cabeza» del ejército británico.

READ  Los maoríes les dicen a los manifestantes contra las vacunas que no utilicen el Haka: 'Muchos de nuestros antepasados ​​perdieron la vida en epidemias anteriores'