Guerra en Ucrania: Mariupol «completamente destruida», según Zelensky

Se espera que un nuevo convoy de la ONU evacúe el viernes a los últimos civiles refugiados en las acerías de Azovstal en Mariupol, el último foco de resistencia ucraniana en este puerto estratégico de Donbass, sin garantizar, sin embargo, una tregua en los combates. Un centenar de civiles ya pudieron salir de este recinto a finales de la semana pasada, durante una operación de evacuación organizada por Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Sin embargo, la información sobre la situación en las plantas siderúrgicas de Mariupol, donde civiles y combatientes viven fortificados en enormes galerías subterráneas, sigue siendo contradictoria. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, confirmó el jueves por la noche que las fuerzas rusas continuaron bombardeando la planta de acero a pesar de la promesa de Rusia de un armisticio de tres días que comenzó el jueves por la mañana. Agregó que los bombardeos rusos continúan, «mientras que civiles, mujeres y niños aún deben ser evacuados». «¡Imagínese este infierno! ¡Hay niños! Más de dos meses de bombardeo continuo y la muerte se acerca constantemente.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, confirmó el jueves por la noche que “el ejército ruso siempre está listo para garantizar la evacuación de los civiles” de Azovstal, cuyo número aún puede ser de 200 combatientes ucranianos atrapados en este complejo. Mientras tanto, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, confirmó que el ejército ruso respetó el alto el fuego alrededor de la planta y que los corredores humanitarios alrededor de Azovstal estaban «funcionando».