Guerra en Ucrania: Putin dice que está ‘satisfecho’ con los ataques recientes y cree que está ‘bien’ en Ucrania

Rusia lo está haciendo «correctamente» en Ucrania: Vladimir Putin ha asumido la autocomplacencia después de casi ocho meses de guerra y, a pesar de una serie de reveses, su ejército está registrando contra las fuerzas ucranianas, que recibirán 725 millones de dólares en ayuda militar adicional de Estados Unidos. estados

El presidente ruso habló con la prensa en Kazajstán después de las cumbres regionales. Ese mismo día, Ucrania, por su parte, por primera vez desde el inicio de la invasión, celebró el Día de los Defensores de los Derechos Humanos, en ocasión de que su jefe de Estado, Volodymyr Zelensky, promete la victoria a su pueblo.

«Lo que está pasando ahora no es agradable, pero (si Rusia no hubiera atacado a Ucrania el 24 de febrero) habríamos estado en la misma situación un poco más tarde, las condiciones habrían sido peores para nosotros. Así que estamos haciendo todo bien». El presidente ruso respondió a un periodista que le preguntó si no sentía remordimientos.

Vladimir Putin también expresó su alivio por los ataques masivos contra la infraestructura vital de Ucrania el lunes y el martes, así como contra parques y viviendas. Consideró que el nuevo bombardeo a gran escala de las ciudades de Ucrania no era necesario «por el momento».

Rusia llevó a cabo varios ataques con misiles a principios de esta semana en respuesta a la explosión que destruyó parcialmente el puente de Crimea, de importancia estratégica para Rusia.

En una señal de la vergüenza de los socios tradicionales de Moscú ante el conflicto en Ucrania, Putin reconoció por primera vez el viernes que los ex estados soviéticos que han permanecido cerca de Moscú están «preocupados» por la situación.

READ  Un estadounidense de 26 años muere después de que un oficial se arrodillara sobre su cuello durante el arresto (video)

Impacto en central eléctrica rusa

El señor Zelensky, en este día que honra, declaró: El Ejército.

En la misma ocasión, se erigieron retratos de unos 180 soldados en la plaza frente a la famosa Catedral de Santa Sofía en Kyiv. Todos fueron asesinados en Mariupol, una ciudad portuaria sitiada por el ejército ruso durante meses antes de que cayera en mayo.

Galyna Golitsyna perdió a sus dos hijos en la guerra. El más grande en 2014, y Denis el 23 de marzo en Mariupol. La mujer de 61 años llora una mano y luego la frente frente a una foto de su hermano menor, quien murió a la edad de 32 años.

«Perder un hijo es lo más terrible que puede pasar. Perdí a mis dos hijos en esta misma guerra. Es el Día de los Caídos para mí», dijo a la AFP, secándose los ojos.

Basándose en el éxito en varios frentes desde principios de septiembre, las autoridades ucranianas están mostrando su determinación y no dudan en lanzar ataques en suelo ruso.

Así, una central eléctrica ubicada en Belgorod, el extremo oeste de Rusia, «se puso al día» el viernes tras un allanamiento ucraniano, según el cual el gobernador de la región fronteriza ucraniana donde se ubica esta central, Vyacheslav Gladkov, anunció que el incendio había sido llevado a cabo. Finalmente bajo control.

Esta ciudad de 330.000 habitantes hasta ahora rara vez ha sido atacada desde las tierras ucranianas, a diferencia de las áreas circundantes, que son atacadas regularmente.

Y si Ucrania no se atribuye la responsabilidad de la explosión que desgarró el puente de Crimea, se complace con la destrucción parcial de esta estructura básica de suministro para las fuerzas de ocupación que enfrentan un contraataque en el sur.

READ  Vacunas viejas efectivas contra la viruela del simio

El daño es lo suficientemente significativo como para que el primer ministro ruso, Mikhail Mishustin, fije el 1 de julio de 2023 como fecha para completar el trabajo.

nueva ayuda americana

En el norte de la región de Kherson, en el sur de Ucrania, las fuerzas ucranianas continuaron su avance durante toda la semana, pueblo tras pueblo.

El jueves, el líder instalado en Moscú, Vladimir Saldo, pidió al Kremlin su ayuda, que le fue concedida en el acto, para evacuar a los civiles.

Y las fuerzas rusas, por su parte, se mantienen, por iniciativa de parte del Frente Oriental, donde intentan ocupar Bajmut desde agosto.

Al capturar esta ciudad devastada por las bombas, Moscú espera despejar el camino para dos ciudades importantes en la región de Donetsk, Kramatorsk y Slovyansk.

Según Andrei Maroshko, representante de las fuerzas separatistas en la región de Lugansk que luchan en la región, «la lucha continúa» y las fuerzas ucranianas se están retirando «hacia el noroeste y el oeste» de Bajmut.

En otras partes de Ucrania, el ejército ruso ha experimentado una serie de reveses desde principios de septiembre, cediendo miles de kilómetros cuadrados.

Estos fracasos llevaron a Vladimir Putin a finales de septiembre a ordenar la movilización de 300.000 reservistas, y por tanto civiles, en un intento de revertir esta tendencia.

El viernes confirmó que no esperaba una nueva ola de reclutamiento. Según él, se movilizaron 222 mil personas, de las cuales 16 mil estaban en «unidades que participan en los combates».

A nivel internacional, la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, dijo el mismo día que estaba «decepcionada» de que la Comisión Europea no se haya unido al grupo de acreedores que acordaron una suspensión de dos años de los pagos de la deuda de Ucrania.

READ  Rusia se prepara para un ejercicio militar con más de 50.000 soldados

Un poco más tarde, Washington anunció una nueva ayuda militar por valor de 725 millones de dólares para Kif. “Esta cantidad llevará la asistencia militar total de Estados Unidos a Ucrania a una cantidad sin precedentes de más de 18.300 millones de dólares” desde que Joe Biden asumió el cargo, dijo en un comunicado el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Anthony Blinken.

Por su parte, el Reino de Arabia Saudí anunció, este sábado, la entrega de ayuda humanitaria por valor de 400 millones de dólares a la ciudad de Kyiv.

Con respecto a Starlink en Ucrania, Elon Musk advirtió que su empresa SpaceX «no puede seguir» financiando, un llamamiento al gobierno de EE. UU. para que se haga cargo.

Hasta el momento se han desplegado unas 25.000 estaciones en el país, según Elon Musk, y agregó que la operación ya le ha costado a la empresa 80 millones de dólares y que la factura alcanzará los 100 millones de dólares a finales de año.