Jair Bolsonaro promete ‘respetar la constitución’ y ‘permitir la transición’ con Lula

Hasta la tarde del martes, Jair Bolsonaro había estado en silencio desde el anuncio el domingo por la noche de la victoria sobre el cable del icono de izquierda Lula (50,9% vs. 49,1%).

Antes de su declaración, los micrófonos captaron unas palabras suyas seguidas de una sonrisa: «Los extrañaremos».

«El presidente me autorizó, de acuerdo con la ley, a iniciar la transición» con el equipo del presidente electo, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo el jefe de Gabinete, Ciro Nogueira.

Jair Bolsonaro, de 67 años, ha criticado la mitad de los bloqueos de carreteras que sus partidarios han levantado en protesta por la victoria desde el domingo.

«Las manifestaciones pacíficas siempre serán bienvenidas, pero no podemos usar los métodos de la izquierda (…) que impiden la libertad de movimiento», dijo. Pero afirmó que estas manifestaciones fueron «el resultado de la ira y una sensación de injusticia sobre la forma en que se llevó a cabo el proceso electoral».

Este discurso fue rápidamente señalado por la Corte Suprema, garante de la constitución, en un breve comunicado de prensa: «Al ordenar el inicio de la transición, él (el presidente) reconoció el resultado final de las elecciones». El Tribunal Supremo, con el que el jefe de Estado mantiene tormentosas relaciones desde el inicio de su mandato, «subrayó la importancia de garantizar la libertad de circulación en relación con los tranques».

Jair Bolsonaro sostuvo luego una reunión con varios magistrados de la Corte Suprema, incluido Alexandre de Moraes, quien lidera varias investigaciones relacionadas con el líder ultraderechista y sus aliados.

READ  Con el nacimiento de Lillipet, Harry y Meghan volvieron a romper la tradición

Después de esta reunión, que no estaba en la agenda oficial, el juez Louis Edson Fachin dijo que Bolsonaro dijo «se acabó», refiriéndose a las elecciones.

Lola en la COP27

El primer presidente brasileño en fracasar en su intento de reelección, Jair Bolsonaro fue derrotado el domingo por un ícono de la izquierda (50,9% vs. 49,1%). Muchos jefes de Estado extranjeros han felicitado a Lula por su tercer mandato como presidente, después del período de 2003 a 2010. Asumirá el cargo el 1 de enero.

El vicepresidente electo, Geraldo Alckmin, fue designado el martes como coordinador del equipo de transición responsable de preparar el terreno antes del traspaso. Este equipo, que podrá estar integrado por hasta 50 personas, tendrá acceso a las cuentas públicas y podrá elaborar los primeros decretos que emitirá el nuevo presidente tras su toma de posesión.

La cofundadora laborista, Gliese Hoffman, dijo el martes que el equipo de Lula quiere que la transición comience «a partir del jueves».

También se planean viajes al extranjero antes de que asuma el cargo. La Sra. Hoffman anunció que el Presidente asistirá a la 27ª sesión de la Conferencia de las Partes, que comenzará el domingo en Sharm El-Sheikh, por invitación de Egipto.

Durante los dos días de silencio del jefe de Estado, el movimiento de protesta se extendió a las principales vías y los llamados a su apoyo se multiplicaron en las cuentas pro-Bolsonaro en Twitter y Telegram, según el equipo de investigación digital de AFP.

En varias partes del país, la policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. 490 habían despejado bloqueos en las últimas horas, pero persistieron 191 bloqueos parciales o totales, según un informe publicado el martes por la noche alrededor de la medianoche.

READ  'Todo el mundo empezó a gritar': en Shanghái, los gritos desesperados de los residentes encarcelados

Invitaciones a manifestar

El martes por la noche, no fue posible estimar el impacto de los comentarios de Jair Bolsonaro sobre la continuación del movimiento de barrera. Sin embargo, varios mensajes circularon por la noche en las redes sociales llamando a una manifestación el miércoles, que es feriado en Brasil.

La calma reinó en la capital, Brasilia, tras las restricciones «protectoras» de acceso a la Plaza de los Tres Poderes, donde se ubican el palacio presidencial, el parlamento y la Corte Suprema. En São Paulo, un llamado a «la mayor movilización de la historia» circuló el miércoles en la Avenida Paulista, que el domingo por la noche arrasó con cientos de miles de simpatizantes de Lula.