La presión de España sobre Marruecos aumenta tras la inmigración

Los inmigrantes se relajan después de nadar hacia las costas de Ciota, la morada de España

Después de que 8.000 inmigrantes de Marruecos llegaran a sus costas, España aumentó la presión diplomática sobre Rafat el martes cuando Sabah voló al primer ministro Ceuta para “restaurar el orden” en la morada del norte de África.

El máximo embajador de España ha convocado al embajador marroquí para expresar su “insatisfacción” después de que miles de migrantes pudieron ingresar a la zona mientras las fuerzas de seguridad marroquíes regresaban indiscriminadamente, en medio de las ya tensas relaciones diplomáticas entre los dos países por una ruptura política con el Sáhara Occidental.

Poco después, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Marruecos dijo que había retirado a su embajador de España.

Sigue leyendo

“Restauraremos el orden en la ciudad y nuestras fronteras lo antes posible”, prometió Sánchez, estableciendo la otra costa de España, Melilla, 400 kilómetros (250 millas) al este.

Añadió que Madrid enviaría 50 policías más para reforzar los 200 ya apostados el martes, con otros 150 en espera.

– ‘Crisis severa’ –

Ciota y Melilla tienen las mismas fronteras terrestres de la UE con África, lo que las convierte en puntos de entrada populares para las personas que huyen de la pobreza y la guerra en África.

Los analistas dicen que Marruecos fue un punto ciego para el aumento de las olas humanas en Ciota para presionar diplomáticamente a España para que reconozca su soberanía sobre el Sáhara Occidental.

“La situación es muy tranquila y las autoridades marroquíes están impidiendo que sus compatriotas vengan a la costa”, dijo a la AFP una fuente de la delegación del gobierno español en Chyota.

READ  Premios Goya de España: Mejor película de las chicas

El martes por la mañana temprano, otros 300 inmigrantes intentaron ingresar a Melilla midiendo una barrera alta, y 86 lo hicieron.

Los inmigrantes llegaron a Chyota nadando o caminando sobre olas bajas a pocos kilómetros al sur de la costa marroquí, algunos usando anillos inflables para nadar y botes de goma.

“Vi en Facebook que era posible cruzar la frontera, así que tomé un taxi con mi amigo aquí porque ya no puedo alimentar con mi familia”, dijo Overta, una madre soltera de 26 años de la cercana Teto.

Otro, Amal, de 18 años, corrió a la frontera con su hermano y dos amigos.

Decenas de videos en las redes sociales mostraban a personas saliendo de áreas rocosas, algunas vestidas solo con ropa de playa.

La crisis se produce cuando aumentan las tensiones con Rabat por la decisión de Madrid de proporcionar tratamiento médico al líder del Movimiento por la Libertad del Sáhara Occidental, que ha estado gravemente enfermo con el Gobierno-19.

El Frente Policario ha luchado durante mucho tiempo por la independencia del Sáhara Occidental, una antigua colonia española controlada principalmente por Marruecos.

Isaius Barnada, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Complutens en Madrid, dijo que Marruecos había enviado un “mensaje fuerte” al permitir inmigrantes a Ciota.

Pero el canciller español Rabat destacó que Madrid había “asegurado” que el levantamiento de los inmigrantes no tenía nada que ver con la España de Gali.

Sigue leyendo