Los 27 acordaron la energía, tras 10 horas de discusión: «acuerdo sobre un paquete de medidas», Alemania sigue indecisa

La guerra en Ucrania y las sanciones contra Rusia han conmocionado los precios del petróleo, el gas y la electricidad. Pero, desde febrero, la reacción de Europa ha sido lenta, debilitada por los intereses divergentes de los estados miembros.

Si después de duras negociaciones el bloque quiere presentar un frente unido, todavía quedan muchos puntos por definir y las negociaciones en las próximas semanas serán difíciles.

«Ahora tenemos una hoja de ruta muy buena», subrayó la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, mientras que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, habló de «acordar un paquete de medidas» que ahora debe «manejarse bien». .

Pero el canciller alemán, Olaf Schulz, dejó claro que si los ministros de energía no lograban ponerse de acuerdo sobre una versión final, se necesitaría una nueva cumbre de jefes de estado.

«Mensaje a los Mercados»

Según el presidente francés, Emmanuel Macron, los mecanismos previstos pueden implementarse «a fines de octubre y principios de noviembre». Sintió que los líderes «enviaron una señal muy clara a los mercados de su determinación y unidad».

Según las conclusiones emitidas al final de la reunión, los jefes de Estado y de Gobierno piden a la Comisión que les proporcione «urgentemente» «decisiones concretas» sobre una serie de medidas, incluidas intervenciones para controlar la volatilidad de los precios del gas.

Los 27 países acordaron impulsar las compras conjuntas de gas a nivel de la UE, con la idea de que siga siendo «voluntario» pero cubra al menos un nivel objetivo «obligatorio» del 15% de los objetivos de movilización de reservas de invierno de la UE para 2023.

READ  Pasajero expulsado después de acto repugnante, 'La gente comenzó a pelear, fue una locura'

También le pidieron que «acelere sus negociaciones» con países productores «confiables» como Noruega y Estados Unidos, para «aprovechar el peso económico general» de la UE en lugar de competir en el mercado global a riesgo de alimentar la fiebre de los precios.

Además de una medida para controlar los precios mayoristas en las transacciones de gas natural, los líderes también piden un plan específico para un mecanismo «temporal» para limitar el precio del gas utilizado para producir electricidad, un dispositivo que ya se ha implementado en España y Portugal. , que Francia viene reclamando para su ampliación a toda la Unión Europea.

Pero en la concesión otorgada a Alemania, este mecanismo debe ir acompañado de garantías “para evitar cualquier incremento en el consumo de gas”. También tendrá que evitar que la UE subvencione la electricidad que finalmente se exportará a los países vecinos (Noruega, Reino Unido, Suiza, etc.).

Macron/Scholes, apaciguar

Preguntado por la pareja franco-alemana, el motor de la cooperación europea que parece haberse derrumbado, Macron subrayó que su encuentro directo con la canciller alemana permitió «aclarar muchas cosas».

Unas horas antes, sintió que Berlín jugaba un partido de individuales, y pareció culpar a los alemanes de las dificultades que atraviesa Europa.

«Creo que no es bueno que Alemania o Europa se aísle (…). Nuestro papel es hacer todo lo posible para que haya una unidad europea y Alemania sea parte de ella», dijo.

Olaf Schultz respondió: «Está muy claro que Alemania siempre ha actuado de manera unificada».

La canciller fue acusada de egoísmo después de que anunciara a finales de septiembre un plan de apoyo a la economía alemana por valor de 200.000 millones de euros, no consensuado con sus socios.

READ  Guerra en Ucrania: unidad de élite rusa pierde 300 soldados en un 'ataque estúpido'

París, sin consultar a Berlín, anunció este jueves un proyecto de infraestructuras tras años de estancamiento: Francia, España y Portugal anunciaron un acuerdo para sustituir el proyecto de gasoducto MidCat por un gasoducto submarino entre Barcelona y Marsella, con el objetivo de transportar gas entonces verde. hidrógeno.

Lanzado inicialmente en 2003, este proyecto MidCat (para Midi Cataluña) ha sido abanderado por Lisboa, Madrid y Berlín, pero se ha enfrentado a la oposición de París. Pretende conectar las redes de gas de Francia y España a través de un gasoducto de 190 kilómetros que discurre desde Hostalric, al norte de Barcelona, ​​hasta Barbaira, al este de Carcasona, a través de los Pirineos.

En medio de la noche, tras doce horas de negociaciones entre los 27, Emmanuel Macron y Olaf Schultz jugaron el apaciguamiento, provocando este último en particular una relación «intensa y fructífera». Los dos hombres tienen previsto reunirse el miércoles en París.