Plan de protección a la prensa de México bajo presión

    México ha quedado conmocionado por el cuarto asesinato de un periodista este año: Roberto Toledo fue atacado y baleado por tres personas en la ciudad de Zitácuaro el pasado 31 de enero. Según su jefe Armando Linares, Toledo, quien trabajaba para el portal de noticias local Monitorear MichoacánLlevaba meses recibiendo amenazas y estaba en un programa de protección estatal. Linares dijo que Toledo fue asesinado por el papel del Monitor Michoacán en exponer la corrupción en la política.

    México, junto con India, fue el hogar del mayor número de periodistas asesinados en 2021, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ). La organización Reporteros Sin Fronteras llama a México uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas. Los asesinatos son el resultado de problemas sistémicos que se han agravado con los años debido a la creciente impunidad y al aumento del narcotráfico.

    Justo una semana antes de la muerte de Toledo, la periodista Lourdes Maldonado fue asesinada en la ciudad fronteriza de Tijuana, en el norte de México. Una semana antes, el fotógrafo Margarito Martínez fue asesinado a tiros frente a su casa. Al igual que Toledo, ambos habían recibido amenazas anteriormente y habían informado a la policía. El 10 de enero, José Luis Gamboa, jefe de la plataforma «Inforegio» en el estado de Veracruz, fue asesinado a puñaladas por asaltantes.

    En 2012, luego de la presión de la sociedad civil, se implementó un mecanismo estatal para proteger a periodistas y defensores de derechos humanos. Los afectados estaban emocionados. Colombia había sido el primer país latinoamericano en introducir dicho mecanismo. Le seguirían México, Guatemala, Honduras, Brasil y Perú. Pero aunque el programa ha ayudado a salvar vidas, está sobrecargado y sin fondos suficientes. Al menos 14 periodistas que deberían haber sido protegidos por el programa han muerto.

    Un sistema defectuoso

    “El mecanismo de protección tiene muchas fallas y hay que fortalecerlo”, dijo Balbina Flores de Reporteros Sin Fronteras en México. “Cuando los periodistas son amenazados y recurren al mecanismo, se supone que las medidas de emergencia se activan dentro de las 12 horas. Esto generalmente implica proporcionar un botón de pánico o activar la policía local”, dijo. DW. “Pero si alguien vive en un lugar muy remoto o en un área muy peligrosa, se podría tomar la decisión de sacarlo o proporcionarle un guardaespaldas. […] Por lo general, toma de 15 a 20 días implementar medidas simples, pero puede tomar hasta medio año proporcionar un refugio o un guardaespaldas».

    Unas 1.500 personas, incluidos 500 periodistas, disfrutan actualmente de la protección del mecanismo, pero el mecanismo está bajo presión. «Las solicitudes han aumentado en un 60 por ciento desde 2019. Pero el mecanismo todavía tiene el mismo personal y casi los mismos recursos que antes».

    Itzia Miravete, coordinadora de prevención de la ONG Artículo 19, criticó el hecho de que el mecanismo era puramente reactivo y no había logrado coordinarse con otras agencias federales ni establecer una unidad preventiva efectiva. “No es solo el mecanismo el que ha fallado sino todo el Estado porque durante años este mecanismo fue el único programa oficial de protección”, dice.

    Se necesitan más fondos y personal

    Las críticas de las organizaciones de derechos humanos parecen haber encontrado cierta resonancia, y el año pasado la Secretaría de Gobernación de México propuso una reforma que transferiría la responsabilidad de proteger a los periodistas y activistas a los estados federales. Aunque las organizaciones de derechos humanos aplaudieron la medida, Balbina Flores de Reporteros Sin Fronteras advierte que sería «muy difícil lograr resultados sin apoyo económico y personal profesional».

    Por su parte, Itzia Miravete reforzó que se necesita más voluntad política para implementar los cambios necesarios, como una mayor transparencia, la participación de las organizaciones de víctimas, el otorgamiento de daños y perjuicios, así como la aplicación de sanciones a las autoridades en caso de que estas fallen. “Todas las fiscalías del país cuentan con el protocolo estándar para la persecución de los delitos contra la libertad de expresión y están obligados a aplicarlo”, explica.

    Desconfianza entre prensa y políticos

    Sin embargo, un problema es que existe una tradición de sospecha entre los periodistas y las autoridades, particularmente porque las amenazas contra los periodistas provienen con frecuencia de la policía o de los propios políticos locales. Por su parte, Lourdes Maldonado se había quejado directamente al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de que las amenazas en su contra emanaban de un colega de partido suyo, Jaime Bonilla, el gobernador del estado de Baja California, contra quien había interpuesto una demanda laboral.

    Incluso si hay algunas mejoras en el mecanismo de protección estatal, no puede funcionar como magia en medio de una espiral de violencia alimentada por un 96 por ciento de impunidad. “Si el Estado mexicano realmente quiere mejorar las condiciones de los medios, se necesita una reforma mucho más integral”, dice Miravete. «Podríamos, por ejemplo, reformar las leyes que habilitan demandas de compensación que tienen como objetivo silenciar a los periodistas».

    México está muy lejos de tener una estrategia integral de seguridad. Las reformas para establecer una fuerza policial más profesional y garantizar una mayor independencia política del poder judicial se han estancado. Según el Proyecto de Justicia Mundial, cuyo objetivo es promover el estado de derecho en todo el mundo, México cayó nueve lugares en su índice global a 113 de 139 estados en 2021.