Stellantis invierte cerca de 3.000 millones de euros en dos plantas en Canadá

A nivel mundial, el grupo planea lanzar 75 modelos eléctricos para 2030.

El gigante automovilístico Stellantis anunció el lunes que invertirá 3.600 millones de dólares canadienses (2.700 millones de euros) para modernizar y adaptar dos fábricas canadienses de vehículos eléctricos.

Esta inversión debería «asegurar el futuro» de las plantas de ensamblaje en Windsor y Brampton, Ontario, anunció en un comunicado de prensa la división norteamericana del grupo, que produce las marcas Jeep, Chrysler, Ram, Dodge o Fiat.

La planta de Windsor -frente a Detroit, cuna de la industria automotriz estadounidense- será «reconvertida» a partir de 2023 para que sus líneas de producción puedan producir autos eléctricos o híbridos.

El grupo anunció a finales de marzo la instalación de una fábrica de baterías eléctricas para automóviles en Windsor, en sociedad con LG.

El edificio Brampton se reacondicionará y modernizará por completo en una planta en 2025 con «una arquitectura nueva y flexible para respaldar los proyectos eléctricos de la empresa».

Las plantas renovadas operarán en tres turnos. Los modelos que se producirán allí no han sido revelados.

La inversión también se relaciona con el Centro de Investigación y Desarrollo de Windsor, que creará «más de 650 puestos de ingeniería altamente calificados en varios campos para respaldar el crecimiento de Stellantis en la electrificación de sus vehículos».

Los gobiernos federal y provincial han anunciado que invertirán cerca de 500 millones de dólares canadienses cada uno en este proyecto.

75 modelos eléctricos para 2030

“Así es como se ve un ambiente saludable y una economía saludable”, dijo el primer ministro Justin Trudeau en un comunicado.

«Estas inversiones reafirman nuestro compromiso de larga data con Canadá y representan un paso importante en nuestro camino hacia vehículos de cero emisiones», dijo Mark Stewart, director de operaciones de América del Norte de Stewart, en un comunicado.

A nivel mundial, el grupo tiene previsto lanzar 75 modelos eléctricos para 2030 para las marcas Peugeot, Opel, Fiat, Alfa Romeo o Maserati, Stellants, con sede en Ámsterdam, Países Bajos, que fueron anunciados a principios de marzo.

READ  Una de cada seis pensiones se ve afectada por un error de cálculo

El grupo, fruto de la fusión de Peugeot-Citroën y Fiat-Chrysler, quiere reducir a la mitad las emisiones de carbono para 2030 con respecto a 2021, y reducirlas en un 90% para 2038. El grupo aboga por un balance «cero carbono» con un máximo 10% de compensación.