Turkmenistán quiere apagar sus «puertas al infierno», el cráter de gas que arde desde hace más de 50 años (fotos)

La televisión estatal informó el sábado que el presidente autocrático del solitario Turkmenistán en Asia Central ordenó extinguir el fuego de medio siglo en un pozo de gas gigante conocido como las «Puertas del Infierno».

El cráter de gas Darvaza, ubicado en el desierto de Karakum, ha estado en constante estado de llamas desde 1971. Con el tiempo, se convirtió en la principal atracción turística de Turkmenistán, donde la antigua república soviética era uno de los países más cerrados del mundo. Su jefe, Gurbanguly Berdymukhamedov, estimó que las llamas que arden en este pozo de 70 metros de ancho Impacto negativo en el medio ambiente y la salud de los vecinos vecinos«.

“Estamos desperdiciando valiosos recursos naturales de los que podemos obtener ganancias que pueden ser utilizadas para aumentar el bienestar de nuestra gente”, Explicó, según declaraciones difundidas por la televisión estatal. Entonces ordenó a las autoridades que Encontrar una solución para apagar el fuego que arde en Darvas.

El origen del agujero.

El origen de estas «puertas del infierno» se remonta a 1971, cuando los científicos soviéticos rompieron accidentalmente una bolsa subterránea de gas mientras excavaban en busca de sedimentos. La tierra retrocedió y se creó el cráter. Por temor a la emisión de gases tóxicos, las autoridades decidieron prenderle fuego, creyendo que secaría el sedimento. Pero medio siglo después, sigue ardiendo.

Las autoridades han intentado apagarlo en varias ocasiones, pero sin éxito. Al mismo tiempo, Turkmenistán buscó convertir el sitio, ubicado a 270 kilómetros de la capital, Ashgabat, en un lugar turístico.

READ  La OMS advierte que la trayectoria de Covid en África es 'extremadamente preocupante'


© Fotos de Belga

Grandes reservas de gas

El fuego que arde desde hace más de 50 años demuestra las enormes reservas de gas sobre las que se asienta Turkmenistán, cuya economía depende en gran medida de las exportaciones de energía.

Rusia anunció el mes pasado que había duplicado sus importaciones de gas de Turkmenistán en 2021, país que quiere aumentar sus ventas anuales a China a 100.000 millones de metros cúbicos, frente a los 40.000 millones de metros cúbicos actuales.