Una marcha blanca en honor a los tres kurdos asesinados en París: «Tenemos miedo de la comunidad turca y de la inteligencia»

Un periodista de la Agence France-Presse indicó que en la acera donde fueron baleadas las tres víctimas se levantaron pequeños altares y sobre ellos se colocaron sus fotografías, además de velas y ramos de flores.

La procesión partió hacia las 12:30 en dirección a la calle La Fayette, en el mismo barrio de la capital, donde tres activistas del PKK fueron asesinados el 9 de enero de 2013 en París.

Asesinato kurdo en París: Impresionantes fotos del agresor neutralizado en una peluquería

Los manifestantes corearon en kurdo, «Nuestros mártires no mueren», y en francés, «Mujeres… Vida… Libertad», y exigieron «verdad y justicia».

Y en Rennes, unas 600 personas participaron el lunes por la noche en una manifestación en honor a los tres kurdos asesinados el viernes, dijo a la AFP la prefectura de Ile-et-Villant.

Hay «mucha emoción, puedes sentirla en el aire. Para nosotros, es más que un crimen racista», dijo a la AFP Fahmi Kaplan, uno de los organizadores de la manifestación en el centro. Durante el desfile, los manifestantes, que luego fueron enmarcados por un aparato de seguridad, lanzaron varios fuegos artificiales hacia el cielo.

El presunto asesino de los tres militantes del PKK en 2013 murió de cáncer en 2016, pocas semanas antes de su juicio. Pero las partes civiles consiguieron en 2019 un relanzamiento de la investigación para examinar la posible implicación de los servicios de inteligencia turcos.

Inmediatamente después del ataque, los kurdos de Francia hablaron de un acto «terrorista» y culparon a Turquía.

«Decidimos venir tan pronto como nos enteramos de este ataque terrorista el viernes (…) Tenemos miedo de la comunidad turca y de la inteligencia», dijo a la AFP en inglés un joven kurdo que llegó desde Róterdam para manifestarse. Paris, quien no quiso revelar su apellido por temor a represalias.

READ  Guerra en Ucrania: la ONU teme el colapso del sistema alimentario mundial

El presunto atacante del viernes, un ciudadano francés de 69 años, ya había cometido violencia armada en el pasado e indicó durante su arresto que había actuado porque era «racista». Fue acusado de asesinato e intento de asesinato por motivos de raza, etnia, nación o religión y encarcelado.