7 años después de su secuestro, la “niña Chibok” se reencuentra con su familia

uno de los Boko Haram secuestró a unos 300 jóvenes nigerianos en una universidad en Chibok (noreste) hace siete años. La oficina del gobernador en el estado de Borno en Nigeria dijo el sábado que está libre y se ha reunido con su familia.

El 14 de abril de 2014, un centenar de yihadistas de Boko Haram (el nombre que significa “la educación occidental es un pecado”) secuestraron a 276 niñas, de entre 12 y 17 años, de una universidad para niñas en Chibok, en el estado de Borno, lo que provocó una gran ola de indignación internacional. Y una campaña llamada #BringBackOurGirls para su liberación.

En abril pasado, en el séptimo aniversario de su secuestro, Amnistía Internacional recordó que a lo largo de los años, el ejército había liberado o encontrado a la mayoría de las niñas, pero unas 100 seguían desaparecidas.

Publicado el 28 de julio

En un comunicado, el gobernador del estado de Borno, Babagana Omara Zulum, dijo que Ruth Nagladar Pogo apareció con el ejército el mes pasado en compañía de una persona que identificó como su esposo.

Conozco los sentimientos de las familias de los que todavía están en cautiverio, pero debemos mantener la esperanza, especialmente después del desarrollo de hoy.Dijo el gobernador.

Según su oficina, la niña se presentó a los militares el 28 de julio, pero la noticia no se hizo pública para darle tiempo a contactar a sus padres.

Desde el inicio de la insurgencia del grupo extremista islamista Boko Haram en 2009 en el noreste de Nigeria, el conflicto, que se ha extendido a los países vecinos, se ha cobrado más de 36.000 vidas y ha obligado a tres millones a huir de sus hogares, según Naciones Unidas.

READ  Obligado por el Departamento de Justicia, Donald Trump tendrá que presentar sus declaraciones de impuestos ante el Congreso

Varios otros secuestros masivos tuvieron lugar en el norte de Nigeria desde Chibok, lo que provocó el cierre de cientos de escuelas.

Desde diciembre, cerca de mil estudiantes han sido secuestrados, principalmente en los estados del noroeste y centro del país. La mayoría han sido liberados, pero algunos siguen detenidos después de meses de cautiverio.