Antoine de Saint-Africa es el nuevo presidente de Danone

Tomará las riendas del gigante francés el 15 de septiembre. El francés Antoine de Saint-Africa es el nuevo presidente de Danone, propietario de las marcas Actimel y Evian. Su nombramiento fue registrado el lunes 17 de mayo por la Junta Directiva, dos meses después de la reunión que resultó en la desautorización definitiva de su antecesor, Emmanuel Faber, siguiendo las cuerdas de los accionistas junto con las divisiones dentro de la junta directiva.

El nuevo Gerente General de la Marca de Yogurt, Nutrición Infantil y Agua Embotellada, con 100,000 empleados en todo el mundo, enfrentará la desafiante tarea de encontrar un camino hacia el crecimiento. Pero también para pasar la página de un archivo ‘Dolorosa crisis de juicio’En palabras de la presidenta Jill Schneep, en la junta general de accionistas de finales de abril.

“Estoy orgulloso y honrado de unirme y pronto liderar una empresa que siempre ha sido una inspiración para mí”.Dijo Antoine de Saint-Africa. Como se dice a si mismo “Paciencia para escribir, con todos los Danoners [surnom des salariés de Danone]Y el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva, el próximo capítulo de nuestro crecimiento y desarrollo [la] Misión de la empresa Danone.

Hasta ahora, Antoine de Saint-Afrique, de 56 años, era director gerente del Grupo Bari-Calibo en Zúrich, que suministra preparaciones de cacao y chocolate a los gigantes de la alimentación Unilever, Nestlé y Mondelez, así como a especialistas en repostería. Se anunció que había dejado el gigante del cacao el mes pasado, lo que provocó especulaciones sobre su próxima llegada a Danone.

Su historial es elogiado por Barry-Callebaut. Con él, el grupo también ha vivido una fase de expansión. “En términos de crecimiento más que efectivo”El analista de Vontobel Jean-Philippe Berchi. Basta con proporcionar un perfil tranquilizador de los accionistas que responsabilizaron a Emmanuel Faber del desempeño comercial y financiero que se consideró insuficiente.

READ  La mayoría de brasileños en cuidados intensivos tienen menos de 40 años