Cómo el trabajo a distancia devuelve la vida a la España rural | Comunidad

La provincia de Soria en la parte centro-norte de Castilla y Lyon pone de relieve la crisis de población en España. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), más del 50% de los nacidos en la provincia viven ahora fuera de ella. Un viaje por Soria es un testimonio de ello: sus pueblos se han derrumbado y cualquier visión de la vida se debe a la llegada temporal de visitantes durante las vacaciones de verano. En algunos Áreas – Un distrito administrativo en algunas partes de España – Laponia tiene menos de dos habitantes por kilómetro cuadrado.

Los del pueblo de Sarnako.Ignacio se fue

La historia es similar en el pueblo de Sarnago, donde solo viven siete personas. Pero esto sigue siendo un logro El pueblo fue abandonado En 1979. Ahora la asociación Amigos de Cernaco (amigos Cernaco) está tratando de renovar la comunidad a través de esfuerzos centrados en el desarrollo digital y las energías renovables; otros pueblos rurales de España avanzan lentamente.

José nació en Maria Caracosa Sarnaco, pero se fue cuando tenía tres años. Ahora, a los 57 años, quiere volver y promocionar el pueblo, que tiene un museo etnográfico y una vieja escuela que se ha transformado en un lugar de trabajo con una buena conexión a internet, donde la gente puede trabajar de forma remota de forma gratuita. Según María Carascoza, un problema común para los pueblos de España es la cantidad de casas abandonadas o en ruinas. En estos casos, los propietarios no miran la propiedad ni la retiran para permitir que los nuevos residentes se la lleven a casa.

READ  La Escuela Obligatoria para Inmigrantes en Línea del Gobierno une a los niños de la frontera con México

“La idea es luchar por la presencia de nuestros residentes los 365 días del año”, dice Karaskoza, y agrega que cualquier persona que esté estudiando en el examen es elegible para unirse al servicio del gobierno o hacer videollamadas sin interrupción.

El pueblo de Sarnako donde viven siete residentes.
El pueblo de Sarnako donde viven siete residentes.Ignacio se fue

Fundada hace 30 años, Amigos de Sarnaco planea reformar un espacio para que pueda usarse como vivienda pública asequible. La organización vende una revista a más de 200 miembros en España que financian el proyecto. Todas las ganancias se reinvierten en la comunidad en esfuerzos como la construcción de carreteras. “Nací aquí y tenemos que darle vida nuevamente”, dijo Milacros Jiménez, de 72 años, de Sarnaco.

Sarnaco no es el único pueblo español que lucha contra el olvido. De los 8.131 municipios registrados por el INE, 3.403 se encuentran en situación de riesgo, según el Banco de España, que estima el riesgo poblacional en función de la densidad, el crecimiento y el descenso de la población en el censo.

Es una organización que preocupa a Joaqun Alcalde, responsable de la Red Nacional de Población. “Desde la epidemia, las aldeas se han centrado más.

Según Alcalde, los pueblos apoyados por la organización, que cuenta con el apoyo del operador nacional de la red eléctrica Red Eléctrica de España, deberían tener “conectividad a Internet decente”, compañeros de trabajo y una buena oferta de alojamiento. De esta manera, los visitantes, como las docenas de turistas británicos que vinieron este verano, pueden estar seguros de establecer algo bueno allí. “Vemos el desempeño de los pueblos”, dice.

READ  OPI registrada para Coinbase, un intercambio de criptomonedas
El teniente de alcalde Thomas Capeson está cargando un coche eléctrico en la estación de Castilfroyo.
El teniente de alcalde Thomas Capeson está cargando un coche eléctrico en la estación de Castilfroyo.Ignacio se fue

Pero Alberto Del Rey, sociólogo de la Universidad de Salamanca, advierte que estos esfuerzos no serán suficientes para los padres históricamente recién nacidos, el trabajo infantil y los trabajos gubernamentales. Según él, el potencial de crecimiento de un pueblo depende de su capacidad para atraer turistas, la proximidad a los grandes centros y su modelo económico. Los pueblos que se centran en las “características únicas” del sitio tienen el potencial de “cambiar el status quo” de su patrimonio cultural, mitología, patrimonio histórico y gastronomía “, dice Del Rey. Al experto le preocupa que aquellos pueblos que serán difíciles de conseguir o que no podrán venderse se enfrenten a un futuro menos prometedor.

Según la aldea de Castilfrio en Soria, la resistencia de la población es el uso de todos los recursos disponibles, incluida la energía renovable. Esta pequeña comunidad de solo 27 residentes cuenta con estaciones de carga para autos eléctricos y paneles solares en edificios públicos, lo que ha ayudado a reducir significativamente el costo de la electricidad. Este almacenamiento se utilizó luego para mejorar la conexión a Internet y otros servicios.

Rafael Questa ha instalado paneles solares en el techo de su casa de piedra siguiendo el ejemplo del pueblo. El hombre de 74 años decidió marcharse de Madrid antes de que la epidemia azotara España y aceptó la decisión de pasar a la crisis sanitaria. Quedó particularmente impresionado por el compromiso de Castilfrio de mejorar las conexiones a Internet, encabezado por el teniente de alcalde de la aldea, Thomas Capeson, del Partido Popular Conservador (PP). “Me da placer en todos los sentidos”, dice Questa, y agrega que el acceso a Internet es importante para trabajar largas distancias sin tener que viajar con frecuencia a la capital española. Red Eléctrica de España ha puesto en marcha un proyecto piloto en Castilfrio en el que los empleados corporativos pueden trabajar de forma remota desde el pueblo.

READ  México culpó a Zara, antropología y patrulla de asignación cultural
Antiguo balneario en Quartango, Lava.
Antiguo balneario en Quartango, Lava.L. Rico / L. Rico

Había un famoso balneario en el pueblo de Quartango, con 441 personas en la provincia de Álava en el País Vasco de España. Esta enorme estructura, de 150 años, fue posteriormente abandonada en 1990 por orden de los monjes salesianos. . Gracias a sus esfuerzos, el área de 5.000 metros cuadrados ahora alberga una sidrería, una fábrica protegida y una cooperativa, y está destinada a viviendas comunitarias. Según Fernández, el proyecto ha traído “empleo y visibilidad” al pueblo.

Iván del Cas, que dirige la oficina del compañero de trabajo rural, es una de las personas que acude al antiguo balneario. Su objetivo es “crear un laboratorio de ideas”. Suri Vikalondo, director del negocio de conservación, también está “encantado” de participar en el proyecto. “Este es un buen plan”, dice, y agrega que otras aldeas con edificios más antiguos deberían considerar renovarlos como una forma de abordar la crisis de población.

versión inglesa Melissa Kitson.