Crisis diplomática España-Marruecos: Solicitantes de asilo yemeníes deportados de Chuta: ‘Después de agredirnos, nos expulsaron’ | España

Yemen Khalid en su casa actual en el distrito de Rabat en Marruecos.Jesús Surat

Entre el 17 y el 18 de mayo, un funcionario, dos trabajadores de una empresa de fabricación de bolígrafos y un conductor contable se dirigieron a la ciudad española de Ciota, en el norte de África, donde pasaron junto a los guardias marroquíes. Se dice que el fundador del Movimiento de Liberación Ilegal, el fundador del Movimiento de Liberación Ilegal, respondió a la decisión de España de brindar tratamiento médico a la población saharaui en partes del Sahara Occidental, que está bajo control marroquí.

Cuando la crisis migratoria se convirtió en una crisis sin precedentes a mediados de mayo, cuatro yemeníes, incluidos casi 8.000 inmigrantes que entraron aleatoriamente a España a mediados de mayo, llegaron en un período tan corto como nunca antes, que casi la mitad de ellos fueron expulsados ​​de inmediato sin los procedimientos adecuados. en muchos casos.

Viniendo de un país en guerra pensé que sería tratado de manera diferente

Hussein, un contador que trabajó como conductor en Assange.

El ochenta por ciento de la población huyó de un país devastado por la guerra que necesitaba ayuda humanitaria, y los cuatro yemeníes se dirigieron a las autoridades españolas y dijeron: “¡Yemen, refugio! ¡Yemen, refugio! “En 24 horas, los cuatro fueron atacados y arrastrados de regreso a la frontera, según relatos de EL PAÍS desde Marruecos.

El viernes pasado, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, reiteró que más de 7.000 deportaciones durante la crisis, incluidas las salidas voluntarias, se han realizado dentro de la ley. Señaló que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) había estado en la zona fronteriza “desde el principio” y que las fuerzas de seguridad del estado estaban ayudando a identificar a los migrantes más vulnerables. Los refugiados potenciales, como cuatro yemeníes, tienen derecho a una protección especial reconocida por la legislación española y a los convenios internacionales firmados por España. No pueden ser deportados antes de que se solicite su asilo.

READ  Tvesa primer indio en el evento Estrella Tom en España; Deeksha también corta

Tras la declaración de Marlaska, el ACNUR se desmontó rápidamente: “No podemos garantizar que todos los ingresos se obtuvieron de manera voluntaria o de conformidad con la ley, porque hemos recibido numerosos relatos de quienes han expresado interés en solicitar asilo. “Al tener conocimiento de estos” hechos relacionados con la seguridad internacional “, la organización solicitó formalmente a las autoridades españolas que abrieran una investigación, y fuentes del Ministerio del Interior insistieron en que desconocían dicha solicitud.” El Ministerio del Interior está siempre disponible y cooperar con cualquier investigación sobre cualquier irregularidad que se pueda abrir “. La evidencia sugiere, mientras tanto, que el fiscal de la juventud en Chyota llama a los jóvenes” deportaciones expuestas “.

Un soldado español cuida a algunos de los colonos en la playa de Tarajal durante la crisis de mayo.
Un soldado español cuida a algunos de los colonos en la playa de Tarajal durante la crisis de mayo.Javier Paulus

Khalid, por ejemplo, dice que fue arrastrado a través de la frontera hacia Marruecos a pesar de haber sido identificado como un refugiado potencial por ACNUR. El funcionario de 28 años huyó de Yemen durante el estallido de la guerra en 2015 y entró en Ceuta en la madrugada del 18 de mayo por la playa de Tarajal. Nadie lo detuvo, pasó buena parte de la noche deambulando por la ciudad hasta que decidió acceder a las instalaciones para que nuevos visitantes acudieran a la Cruz Roja. Fue en esos almacenes caóticos y abarrotados donde él y otros dos yemeníes explicaron su situación al trabajador del ACNUR. “Le dijimos que deberíamos buscar asilo. Ella tomó una foto de nuestros pasaportes. La vimos hablando con la policía y los líderes militares sobre nosotros. Nos dijo que nos calláramos”, dijo Khalid durante una videollamada con EL PAÍS. “Pero cuando se fue, vinieron dos soldados y cinco policías a decirnos que había hablado con el ACNUR”. “¡Ahora ha vuelto a Marruecos!”

READ  El muralista de la Ciudad de México Brownsville lidera el proyecto

Según Khalid, poco después de las 8 de la tarde del 18 de mayo, el ejército deportó por la fuerza a los tres del centro de la Cruz Roja. “De camino a la valla fronteriza [separating Ceuta from Morocco]Nos empujaron y golpearon con palos ”, dijo. “Les mostramos nuestros pasaportes y les gritamos ‘refugio’, pero no hizo ninguna diferencia”. El Ministerio de Defensa, que cuestionó la medida, se negó a comentar.

El caso de Khalid también ha sido recogido por la ONG Cordinadora de Barrios, que ha condenado el desalojo forzoso de solicitantes de asilo al Defensor del Pueblo español. La organización también entrevistó a otros seis yemeníes, tres de los cuales asocian cuentas similares con EL PAÍS.

Ahmed, de 32 años, y Amar, de 39, que trabajaban en el departamento de marketing de una empresa de bolígrafos, huyeron de Yemen en 2019. “Las opciones allí son limitadas”, dice Ahmed. “O puedes ser parte de la guerra o te vas”. El plan de la pareja era entrar en España a través de la otra ciudad española del norte de África, Melilla, pero encontraron las fronteras abiertas en Ciota en Facebook, por lo que tomaron un carrito de Notor a Castiljos y entraron en Ciota el lunes. “Vinimos y buscamos un lugar donde pudiéramos encontrar ayuda”, dijo Amar. “Nuestra ropa estaba mojada. Teníamos hambre. Estábamos tan cansados”.

Los soldados nos golpearon con palos, nos tiraron al suelo y nos dieron patadas en la espalda

Ahmed trabaja para una empresa de fabricación de bolígrafos en Yemen

Amar y Ahmed terminaron en las instalaciones de Cruz Roja en el Parque Industrial Tarajal. “Los soldados nos golpearon con palos, nos tiraron al suelo y nos dieron patadas en la espalda. Después de atacarnos, nos echaron ”, dice Ahmed, mostrándoles sus pasaportes y diciendo:“ ¡Asilo, Yemen! “Ellos gritaron. En muchos casos en español.

READ  Nagui vive llorando por el Inter francés que desencadenó la muerte de su padre

Hussein, de 27 años, contador que trabajaba como conductor en Yemen, también afirma que fue deportado por la fuerza. Nadó a Calcuta con Khalid, pero la pareja se separó una vez en la ciudad. “Me golpearon y golpearon”, dice. “Un militar me apuntó con un arma y roció una sustancia roja que olía a pimienta”. Se encontró con sus compañeros del otro lado de la frontera. “Pensé que venir de un país en guerra sería tratado de manera diferente”, dice.

Además de Yemen, muchas mujeres de la República Democrática del Congo, con al menos tres hijos, han sido deportadas a la organización benéfica Gourdinadora di Barrios. Su abogada, Patricia Fernández Wiesns, dijo que las deportaciones en Chyota eran un signo de la Convención de Ginebra sobre Refugiados y la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Afirma haber violado la Convención y la legislación española. “Lo que sucedió en Chyota muestra que la deportación o la llamada ‘deportación expresa’ no se puede hacer con las debidas garantías”, dice.

Versión en inglés proporcionada Heather Galloway.