El gobierno venezolano y los líderes de la oposición se reunirán en México

CIUDAD DE MÉXICO: Unos meses antes de la propagación del Covit-19 en todo el mundo, el presidente Nicolás Maduro y representantes de la oposición venezolana respaldaron a Barbados durante semanas, tratando de acordar un camino común desde el prolongado conflicto político en América del Sur. Las discusiones organizadas por diplomáticos noruegos en el verano de 2019 están envueltas en misterio, pero el pueblo venezolano se mostró optimista sobre el cambio.
Sin embargo, el débil proceso colapsó cuando la administración del entonces presidente Donald Trump anunció nuevas sanciones que congelarían todos los activos del gobierno venezolano en los aliados de Maduro en Estados Unidos. Los partidos de oposición han declarado que no se presentarán a las elecciones parciales. Pronto, la atención del mundo se centró en la infección por el virus corona.
A dos años y pocos días del final de las conversaciones en el Caribe, las dos partes se reunirán el viernes, esta vez en México, en una situación muy diferente, con Maduro solo en el poder. Las crisis del país han empeorado, los partidos de oposición se han debilitado y quebrado, la política estadounidense sobre Venezuela no está clara y millones de personas en el atribulado país están más centradas en escapar de la epidemia que en la política.
Tamaris Álvarez, coordinadora de la Escuela Pública de Música de Venezuela, dijo que 4 dólares al mes no eran suficientes para comprar toda la comida que su familia necesitaba. Dijo que continuaría las conversaciones entre el gobierno y la oposición, pero que su “solución diaria” era su prioridad.
Maduro y representantes de la oposición, encabezados por Juan Quito, sostendrán su primer encuentro en la Ciudad de México, donde definirán una agenda e iniciarán el proceso de diálogo en serio en septiembre. Las negociaciones estarán nuevamente dirigidas por el gobierno noruego.
El fin de semana pasado Maduro pidió la “eliminación de todas las sanciones”, lo que agravó la crisis económica punitiva del país, “reconociendo a las autoridades legítimas y constitucionales” y el “abandono de la violencia” de la oposición. Mientras tanto, las demandas de la oposición incluyen un calendario electoral, un plan masivo para importar vacunas Covit-19 y una garantía de elecciones transparentes.
El ex candidato presidencial Henrik Gabriels, quien confrontó a Guido el año pasado, dijo que los partidos de oposición no deben limitar las discusiones a asuntos políticos y electorales.
“En México, creo que es importante discutir los temas económicos y sociales que le permitirán al pueblo de Venezuela aliviar la crisis que vive”, dijo Gabrielles, quien espera que la oposición participe en la administración de noviembre. Y elecciones a alcaldes.
Más del 96% de la población de Venezuela vive en la pobreza, con la peor tasa de inflación del mundo y la errática dolarización de la economía en medio de bajos salarios y altos precios de los alimentos. Las crisis políticas, sociales y económicas del país continúan profundizándose con la epidemia debido a la caída de los precios del petróleo y dos décadas de mala gestión por parte del gobierno.
“Las encuestas demuestran que hay un profundo deseo de cambio, pero también hay un profundo cansancio por dos razones, no solo la lucha por la supervivencia diaria, sino la incapacidad de los políticos para hacer algún cambio en su vida diaria”, dijo. Cynthia Arnson, directora del Proyecto Latinoamericano del Wilson Center. “Creo que hay una sospecha más amplia”.
Estados Unidos no participará directamente en este proceso, pero tendrá influencia sobre lo que acuerden ambas partes. El mes pasado, levantó un permiso y permitió a empresas no estadounidenses exportar gas licuado de petróleo a Venezuela, una medida humanitaria que permitiría a las personas recuperar el acceso al propano en lugar de cocinar en estufas de carbón o leña.
El Vaticano, Noruega y varios países latinoamericanos han patrocinado negociaciones anteriores, todas las cuales fortalecieron a Maduro y llevaron a la represión de sus oponentes.
Si bien esas derrotas han empañado las expectativas de progreso entre la población venezolana común, incluso los duros críticos de Maduro, como Elliott Abrams, el ex embajador de la administración Trump en el país sudamericano, reconocen que las condiciones para las negociaciones han mejorado.
Esto se debe a que, a diferencia de las negociaciones anteriores, el apoyo nacional e internacional a Quito ha disminuido, lo que ha debilitado su capacidad para buscar la destitución de Maduro. Según el informe de este mes del Wilson Center, menos de 10 de los más de 60 países que han reconocido al autoproclamado gobierno de Quito aún mantienen ese reconocimiento.
“Las posibilidades de éxito son mayores si se define el éxito como llegar a un acuerdo”, dijo Abrams, ahora investigador principal de estudios de Oriente Medio en el Consejo de Relaciones Exteriores. “Pero si lo define como una mejora real en las condiciones de los derechos humanos, por ejemplo la libertad de reunión o la libertad de prensa, no sé si habrá avances”.
Abrams señaló el nuevo arresto de Freddie Guevara, un estratega clave de la oposición el mes pasado, como una señal de que Maduro tiene un firme control del poder judicial y las fuerzas de seguridad y no dudará en usarlos contra el enemigo si se cansa de las negociaciones. Maduro acusó a Guevara de tener vínculos con “grupos extremistas”.
Guevara pasó anteriormente tres años en la casa del embajador chileno en Caracas hasta que los cargos fueron retirados el año pasado como parte de un colapso político acelerado con la elección de Joe Biden.
En cuanto al régimen de Maduro, claramente controla el aparato de seguridad y puede seguir oponiéndose a cualquier apertura política. Al mismo tiempo, están liderando el camino en la creación de una economía lenta, la actual crisis humanitaria y el futuro de Savismo. “Es muy cuestionable”, dijo Orson.

READ  Los funcionarios de inmigración en España le dan a la abuela solo 3 meses en Houston para ver a su nieto moribundo