El improbable e infalible método de los ucranianos para desenmascarar a los espías rusos

Para revelar la máscara de un «infiltrado» ruso, todos los habitantes de Kiev ahora conocen la técnica: hacer que la persona sospechosa pronuncie la palabra «Balyanitsa». La vocal es muy fuerte y acabada. En ruso, es una fresa. En ucraniano, es el pan tradicional conocido por todos.

Y ningún ruso, como él piensa en una estratagema tan antigua como las guerras soviéticas, podría pronunciar correctamente esta palabra.

En los puestos de control atendidos por voluntarios armados, este método tiene su versión moderna. Desde hace una semana, a cualquier sospechoso se le pregunta por la sucursal más cercana a un “Monobanco” en particular. Un banco en línea que no tiene una agencia específicamente.

Pasha, un taxista de Kiev, inventó su propio automóvil. Inició el tono de «Oleini, Oleinïi» que es 100% ucraniano y moderno. «Adelante, a ver si puede continuar», dijo a la AFP.

En el corazón de esta primera fase de la guerra, la cacería de «saboteadores» rusos enviados por Moscú o actuando desde dentro para ayudar al enemigo según cómo, sumió a Ucrania en una semana en un clima de extrema sospecha.

En las redes sociales, todos los días aparecen fotos de vándalos «encubiertos».

El 26 de febrero, los cuerpos de tres hombres con uniforme ucraniano que fueron asesinados a tiros fueron presentados inmediatamente a la AFP como cuerpos de infiltrados rusos disfrazados de soldados locales.

Y desde el jueves pasado, en el pueblo de Irpin, al noroeste de Kiev, a pocos kilómetros del aeródromo militar de Antonov, donde el jueves se trasladaron paracaidistas rusos en las primeras horas de la invasión, han sucedido cosas extrañas.

READ  Facebook: denunciante pide a los parlamentarios estadounidenses que actúen rápidamente

Los residentes dicen que viven con miedo de un ataque de los remanentes de las fuerzas rusas, quienes, dicen, se trasladan al bosque, atacan a los civiles y actúan «encubiertos».

“Tenemos gente que se parece a la gente de aquí pero empieza a disparar a los residentes”, dice Andrey Levanchuk, residente, empleado del banco.

«ya creado»

Enviado a la zona para contener esta misteriosa infiltración, Viktor Shilovan, colaborador del ministro del Interior ucraniano y jefe de la unidad de fuerzas especiales «Lance», confirmó a la AFP que los residentes fueron «denunciados» y que sus hombres «se ocupan de los saboteadores».

Según el comandante Shilovan, algunos grupos de «saboteadores» están formados por miembros de las «fuerzas de operaciones especiales rusas, que intentan desestabilizar la vida cotidiana en nuestras ciudades y pueblos, así como las bases militares de retaguardia».

También señaló la presencia de células de la inteligencia rusa y del GRU (inteligencia militar) “que surgieron aquí antes de la guerra” y encargadas de “ayudar a preparar la invasión”.

Dice que un tercer grupo está formado por «agentes de inteligencia cuyo único objetivo es matar a varios líderes ucranianos», dijo.

En 2014, el motivo de la derrota de Ucrania en Crimea, que se anexó sin resistencia, fue en parte la reunión en Moscú de dos comandantes ucranianos, que entregaron todos sus barcos a las fuerzas enemigas.

Desde entonces, Kiev afirma haber realizado purgas en sus filas, desde el ejército hasta la inteligencia.

Estimado el 22 de febrero, el día antes del inicio de la invasión rusa, informa el asesor de seguridad nacional Oleksiy Danilov en el Wall Street Journal.

READ  España: El avión aterriza con urgencia, los pasajeros huyen

Desde el comienzo de la ofensiva rusa, el Ministerio del Interior ucraniano ha llenado la prensa todos los días con fotos de «infiltrados» rusos capturados, como este hombre que fue sorprendido con explosivos en su maleta en uno de los centros comerciales de Kiev.

«nostalgia»

Según Mykola Beliskov, analista militar del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos de la capital ucraniana, Moscú «está tratando de combinar diferentes herramientas, desde ataques aéreos hasta artillería y estos comandos furtivos, que es básicamente una forma de apoyar el muy lento progreso». de sus fuerzas».

En Kiev, ves estos «vándalos» en todas partes. Se dice que esparcen minas a lo largo de los prados por la noche y marcan los techos de algunos edificios. Estos rumores recurrentes, que son imposibles de confirmar, alimentan la paranoia.

Ibrahim Ibrahim Shelia, el estudiante de 19 años que se quedó en el pueblo para defender la «manzana» de debajo de la zanja, una torre de apartamentos donde permanecían algunas familias, ya la había evaluado.

“Creo que en este barrio hay probablemente un 10% de saboteadores”, es decir, “traidores”, ucranianos prorrusos o nostálgicos de la Unión Soviética y la “Gran Rusia”, dice.

“Estacionamos un automóvil sospechoso y vimos a cuatro personas en él con dos mapas marcados de Ucrania, dos computadoras portátiles”, pasaportes ucranianos vencidos y “teléfonos en modo avión o teléfonos sin internet”, dice.

¿Vieron muchas películas de espías o expulsaron a una célula de agentes rusos? Los hombres fueron entregados a la policía sin saber su suerte.