Greta Thunberg habla en vísperas de las elecciones alemanas

Las elecciones generales “no resolverán la crisis climática, sea cual sea el resultado”, sentenció el activista sueco durante una visita a una aldea alemana amenazada por la expansión de una mina gigante. “Habrá que seguir movilizándose, organizándose y saliendo a las calles”, dijo.

El día anterior había criticado a los partidos alemanes por no hacer lo suficiente para frenar el calentamiento global.

Los ecologistas alemanes, que están haciendo campaña sobre el tema, deberían registrar un aumento el domingo y subir al 15% según las encuestas de opinión, frente al 8,9% de las elecciones legislativas anteriores de 2017.

“Ver la dedicación y el compromiso de todos los que viven aquí y luchan por preservar estos pueblos y contra la destrucción del clima y el medio ambiente me da esperanza”, dijo la joven activista meteorológica.

Hablaba frente a la última granja habitada del pueblo, cerca de la mina Garzweiler, una de las más grandes de Europa.

El activista sueco levantó una pancarta “Defiende Lützerath, defiende 1,5 grados” junto a Luisa Neubauer, cofundadora de Friday for Future en Alemania, y Eckardt Heukamp, ​​propietario de la finca a la que se niega a ceder.

“Esto es para demostrar que cualquier explotación de la quema de carbón es inaceptable”, dijo Hocamp.

Garzweiler debe continuar expandiéndose a pesar de un abandono planeado del carbón para 2038 a más tardar en Alemania, lo que amenaza a muchas aldeas circundantes. Su causa se convirtió en un nuevo punto de encuentro para el movimiento medioambiental alemán.

En el pueblo, los activistas han construido chozas y se están preparando para un enfrentamiento en las próximas semanas.

READ  Francia: las aplicaciones de navegación ya no indicarán controles policiales

“Estamos listos para ir entre las máquinas y los hogares”, dijo Neubauer. “Hemos aprendido de la era Merkel durante los últimos 16 años” que “el cambio vendrá de la gente”.

En otras partes de la región, puede que ya sea demasiado tarde: Amirat está esperando ser tragada por la mina. Solo quedan unas pocas casas y farolas, y la iglesia fue destruida en 2018.

La mayoría de los residentes se trasladaron a un pueblo construido a ocho kilómetros de distancia.

El movimiento contra el carbón ha ganado prominencia en Alemania desde que la salida de la energía nuclear en 2011 aumentó la dependencia del país del mineral.

RWE, el operador de Garzweiler, afirma que el carbón subterráneo en estas comunas será “esencial a partir de 2024” para abastecer a las centrales eléctricas.