Inician las elecciones parlamentarias en Irán con la prohibición de candidatos de la oposición

Inician las elecciones parlamentarias en Irán con la prohibición de candidatos de la oposición

El líder supremo religioso de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ejerció su derecho al voto en las elecciones parlamentarias que se están llevando a cabo en el país. Este evento marca un hito importante, ya que son las primeras elecciones desde las protestas masivas en 2022, provocadas por la muerte de una joven bajo custodia policial.

Además de elegir a los nuevos miembros del Parlamento, los ciudadanos iraníes también estarán votando por los integrantes de la Asamblea de Expertos, un panel de clérigos encargado de seleccionar al próximo líder supremo en caso de dimisión o fallecimiento de Jamenei. En total, alrededor de 15.000 candidatos compiten por un escaño en el Parlamento de 290 miembros, incluyendo cinco reservados para minorías religiosas.

A pesar de que el Parlamento tiene la responsabilidad de supervisar al poder ejecutivo y votar tratados, en la práctica el verdadero poder recae en el líder supremo. Durante las últimas dos décadas, los partidarios de la línea dura han mantenido el control en el Parlamento, lo que ha generado descontento entre la población.

Tras la trágica muerte de Mahsa Amini en 2022, las protestas se intensificaron, exigiendo cambios en el sistema político liderado por los clérigos. Sin embargo, las manifestaciones fueron brutalmente reprimidas, dejando un saldo de más de 500 muertos y 22.000 detenidos, según cifras de Amnistía Internacional.

Como respuesta a la falta de justicia y a la represión del gobierno, activistas y líderes de la oposición, incluyendo la premio Nobel de la Paz Narges Mohammadi, han llamado a boicotear las elecciones, calificándolas de «farsa». Este boicot representa una presión adicional sobre el gobierno, ya que la teocracia iraní basa parte de su legitimidad en la participación ciudadana en los comicios.

READ  Guerra Ucrania - Rusia en vivo | Rusia derriba dos drones ucranianos en regiones fronterizas con Moscú