Intel invertirá 80.000 millones en Europa, parte de ellos en Francia

Esta es una gran inversión que Intel hará en Europa. El gigante estadounidense de los semiconductores reveló el martes 15 de marzo un plan de inversión «histórico» para la producción de chips electrónicos en Europa, que podría alcanzar los 80.000 millones de euros en diez años, con el proyecto principal de establecer un «mega-sitio de fabricación en Alemania». Los anuncios son esperados con impaciencia dentro de la Unión Europea, que busca aumentar su supremacía sobre la producción de estos componentes esenciales, desde los automóviles hasta los teléfonos inteligentes, cuya oferta es insuficiente, dominada por los fabricantes asiáticos. El programa incluye 17.000 millones de euros. instalar un sitio moderno en Alemania, en Magdeburg (Noreste), así como el establecimiento de un centro de investigación y desarrollo en Francia, así como inversiones en Irlanda, Italia, Polonia y España, con el objetivo de crear un “ecosistema europeo por chips”, dijo el grupo en un comunicado de prensa.

La primera fase de este plan se estima en 33.000 millones de euros. “Estamos respondiendo a la necesidad global de una cadena de suministro más equilibrada y resistente”, explicó el presidente de Intel, Pat Gelsinger, en una conferencia de prensa. Dijo que los chips son los ‘cerebros que soportan las tecnologías digitales centrales’, refiriéndose al ‘riesgo de dependencia de una sola región’ ya que la interrupción de las cadenas de suministro debido al virus Covid ha aumentado la escasez de semiconductores. Alemania se llevará la parte del león: la ciudad de Magdeburgo, capital del estado de Sajonia-Anhalt, situada a 130 kilómetros al oeste de Berlín, consiguió dos plantas de producción. El país ya alberga el ecosistema de semiconductores más grande de Europa, con grupos como Bosch e Infineon.

READ  "Nunca venderemos Auchan", prometió la familia Molise.

Magdeburg, encrucijada de comunicaciones

El futuro sitio previsto para 2027 creará «7.000 puestos de trabajo para la fase de construcción, 3.000 puestos de trabajo permanentes de alta tecnología en Intel y decenas de miles de puestos de trabajo adicionales» en los proveedores, según el grupo. Si Alemania ha sido un favorito durante varios meses, entonces la región de Dresden (Este), que ya alberga a los grandes nombres en microchips, parece la mejor. Fue la ubicación geográfica de Magdeburg en particular en el cruce de comunicaciones en Europa Central y la superficie disponible en esta región de la antigua Alemania del Este lo que convenció al gigante americano. «Se necesita suficiente acero para construir 5 Torres Eiffel, suficiente hormigón para llenar 240 piscinas olímpicas» y un espacio equivalente para «dos campos de fútbol de la Copa del Mundo» para esta planta, explicó Pat Gelsinger el martes.

Dijo el año pasado que las dos primeras unidades podrían completarse con otras seis, comparando este Mega Fab futurista con el desarrollo de una «pequeña ciudad». El ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, saludó esta elección «que demuestra que Alemania es atractiva para la innovación y la inversión», sin revelar la cantidad de subsidios que proporcionará el gobierno. En efecto, la Comisión Europea autorizó recientemente la concesión de 30.000 millones de euros en ayudas generales de los estados miembros a los fabricantes del sector de los semiconductores, incluidos grupos extranjeros, una bendición para la elección de Intel, a la que no le falta recordar que la producción de este tipo de componente en Europa es 30 por ciento más caro 40% de ellos están en Asia.

Francia, el hogar de la HPC y la IA

Esta medida se enmarca en el deseo de la Unión Europea de convertirse en un actor importante en la fabricación de chips electrónicos. A principios de febrero, Bruselas presentó un plan de 43.000 millones de euros para captar el 20 % del mercado mundial de semiconductores para 2030. La declaración de Intel fue «el primer gran logro» de este plan, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acogió en un mensaje de vídeo la finales de 2024.

Según el grupo, «Francia se convertirá en la sede europea de Intel para capacidades de diseño de computación de alto rendimiento (HPC) e inteligencia artificial (IA)». También se prevén inversiones en investigación y desarrollo en España y Polonia. En Irlanda, se tratará de duplicar el área de fabricación de la planta de L’Exlip, por 12.000 millones de euros. En Italia, se están llevando a cabo discusiones para establecer una planta final, una inversión de 4.500 millones de euros para crear 1.500 puestos de trabajo.