La mayoría de los cubanos que emigraron de México a Estados Unidos

MIAMI (AP) – Después de salir de Cuba, una madre de dos hijos trató de llevar a sus hijos y padres a los Estados Unidos por medios legales.

Finalmente, decidió que no podía esperar más: pagó más de $40,000 por persona para que la ayudaran a escabullirse por México.

«Simplemente vino a nuestro conocimiento entonces. Voy a arriesgarlo todo”, dijo la mujer de 30 años a Associated Press de forma anónima, por temor a represalias de los funcionarios estadounidenses.

La historia de su familia es un ejemplo de cómo decenas de miles de inmigrantes cubanos quieren escapar de los problemas políticos y económicos. Arriesgan sus vidas para venir ilegalmente a los Estados Unidos. Este es un hecho muy diferente al hecho de que hace muchos años, los cubanos gozaban de protecciones especiales que otros inmigrantes no tenían.

Sus hijos y padres hicieron el viaje de 20 días, viajando en avión desde La Habana a Managua, Nicaragua. Desde allí llegaron a la frontera entre Estados Unidos y México en autobuses, camionetas y taxis por Honduras, Guatemala y México.

“Vi a otros cruzar la frontera, estaban felices, hice las cosas legalmente, todavía estoy esperando a mis hijos”, dijo la mujer.

___

Cuba y Nicaragua

Los funcionarios fronterizos estadounidenses visitaron Cuba casi 32.400 veces en marzo, según cifras publicadas el lunes. Esto es más del doble del número en febrero y cinco veces el número en octubre.

El aumento comenzó en noviembre cuando Nicaragua decidió que otros países como Panamá y República Dominicana ya no exigirían visas a los cubanos para promover el turismo.

Después de volar a Nicaragua, los cubanos viajan por tierra a áreas remotas de la frontera de Estados Unidos con México -principalmente en Yuma, Arizona y Del Río, Texas- y generalmente se transfieren a los guardias fronterizos.

La administración Biden se ha estado apoyando en otros gobiernos para evitar que los inmigrantes ingresen a los Estados Unidos, más recientemente durante una visita a Panamá esta semana del Secretario de Estado Anthony Blinken y Seguridad Nacional Alejandro Majorcos. Las acciones de Nicaragua, el adversario de América, complican ese esfuerzo.

READ  La Escuela Obligatoria para Inmigrantes en Línea del Gobierno une a los niños de la frontera con México

Funcionarios cubanos y estadounidenses se reunirán el jueves en Washington para conversaciones sobre inmigración – Primero en cuatro años.

Las aduanas y la seguridad fronteriza de Estados Unidos detuvieron a Cuba más de 79.800 veces entre octubre y marzo, dos veces en 2021 y cinco veces en 2020. En total, las patrullas fronterizas deportaron a todos los nacionales más de 209.000 veces en marzo. Marca mensual en 22 años.

Los cubanos que cruzan ilegalmente la frontera de EE. UU. enfrentan un pequeño riesgo de ser deportados o deportados en virtud de la ley de salud pública, que podría usarse para negar asilo a miles de otros ciudadanos con el fin de frenar la propagación de COVID-19.

En marzo, 500 cubanos fueron deportados, o cerca del 2%, bajo el capítulo 42 de la llamada Ley de Salud Pública. La administración de Biden planea poner fin al poder del Capítulo 42 el 23 de mayo.

George Duani, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad de Florida, y otros expertos estiman que cuando más de 124.700 cubanos llegaron a Estados Unidos en 1980, el número de cubanos que abandonaron la isla pudo haber sido mayor que en la década de 1980, incluyendo El elevador de botes del Mariel.

“Hay una serie de factores entrelazados que crearon la tormenta adecuada para intensificar la salida cubana”, dijo Duani.

Por un lado, Cuba ha estado experimentando la peor crisis económica en décadas debido a la epidemia del Gobierno de 19 y el endurecimiento de las sanciones estadounidenses.

La pelea callejera gigante El 11 de julio de 2021, la respuesta del gobierno también influyó. Las ONG han realizado más de 1.400 arrestos y 500 han sido sentenciados a hasta 30 años de prisión por violación o traición.

La Habana no dijo cuántos cubanos se habían ido y acusó a Estados Unidos de manipular la situación y ofrecer concesiones para alentar la retirada.

«¿Qué duele? Hay jóvenes en el país que no pueden hacer sus planes de futuro y tienen que emigrar”, dijo a principios de este mes el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel. Necesitamos mejorar y volver más tarde”.

READ  ¿Cuándo y dónde ver Euro Match Live Stream en India?

La familia cubana estaba cansada de esperar

La mujer de 30 años, que intentó traer a su familia a Estados Unidos por la vía legal, llegó a Florida en 2016 en un barco. Bajo la política de «pies secos, pies mojados», los cubanos pueden quedarse si se mudan a tierra estadounidense. , Pero fueron deportados si fueron arrestados en el mar.

El expresidente Barack Obama completó esa política en 2017 y solicitó la inmigración para sus hijos al año siguiente.

Cada mes envía $500 a su familia para medicinas y alimentos, así como cajas para ropa y otros artículos, dijo desde su casa en Tampa, Florida.

Finalmente, decidió entregar 11.000 dólares a cada familiar a los secuestradores: sus dos hijos, de 8 y 10 años, y su madre y su padre.

Antes de emprender el viaje con los dos niños sus padres vendieron todo incluyendo su casa y muebles, explicó la madre soltera.

En Managua recibieron a 200 inmigrantes -cubanos, haitianos, venezolanos y nicaragüenses- en un hotel.

“El mismo día parten la caravana en auto, camión o cualquier tipo de vehículo. En una noche se subieron a más de 10 carros diferentes”, dijo la mujer.

20 días después llegaron a México, México, cruzaron el río Colorado de noche y se entregaron a los guardias fronterizos en Yuma, Arizona.

Ellos se fueron. Los abuelos de 45 y 62 años fueron liberados en dos días; La mujer dijo que sus nietos han estado detenidos durante 11 días.

Cubano que temió por su vida

Otros cubanos dicen que se fueron porque se sintieron perseguidos.

A Ariel, de 24 años, le estaban haciendo un análisis de sangre en un hospital de Cienfuegos, en la costa sur de Cuba. Durante las epidemias, lideró una campaña exigiendo mascarillas, batas y desinfectantes y criticó al gobierno en Facebook por la escasez de insumos médicos.

Le dijo a AP en una entrevista telefónica que decidió irse en noviembre después de la intimidación y el ataque. Se le pidió que usara solo su segundo nombre, ya que su madre y su hermana de 14 años en Cuba enfrentarían represalias.

READ  El coronavirus obliga a la dirección de ECL a posponer ECL21 en España

Ariel recordó que todo su viaje fue «un sueño», pero dijo estar «dispuesto a hacer lo que sea» para salir de Cuba.

Se fue a México con la ayuda de una tía en Florida y pagó 300 dólares a un secuestrador para que lo llevara al otro lado del río Colorado.

A él se unieron unos 100 inmigrantes, 90 de ellos cubanos, que abordaron un camión a medianoche, dijo.

El río estaba tranquilo, pero profundo. El agua le cubría la cintura. Ayudó a una madre cubana a llevar a su bebé en hombros.

El secuestrador les indicó el camino hacia el lugar donde los agentes de la patrulla fronteriza los llevaban.

Esperaron dos días en un campamento de inmigrantes con 1.000 personas, comiendo pan y comida enlatada. Los agentes de la patrulla fronteriza los llevaron en grupos de 12 a un centro en Yuma, donde Ariel dijo que «parecía una prisión».

Después de ser liberado, llamó a su tía y le dijo que estaba listo para volar a St. Petersburg, Florida.

Vivir en los Estados Unidos

Muchos cubanos que han pasado ilegalmente dicen que ahora se sienten confundidos.

“La situación más difícil será aquí, no al cruzar la (frontera)”, dijo el doctor Raúl González, un cubanoamericano que es dueño de una clínica que ayuda a los recién llegados con documentos para obtener ayuda durante unos meses. «Parece que están atrapados aquí».

Los solicitantes de asilo pueden tardar algún tiempo en obtener un permiso de trabajo.

En la clínica de González, los cubanos hacían fila para recibir una de las 20 citas disponibles cada día.

“Es triste lo que hacen”, dijo el médico. “Mucha gente me dice: ‘No des cupones de alimentos, solo quiero que me dejen trabajar’.

——-

La periodista andhra Andrea Rodríguez contribuyó al reportaje desde La Habana.