Las claves del pacto migratorio de la UE que afecta a Canarias y decepciona a las asociaciones de derechos humanos

Este miércoles, finalmente se aprobó el muy esperado Pacto de Migración y Asilo de la Unión Europea, después de años de estancamiento y debate. El acuerdo, que busca establecer nuevas reglas en el proceso migratorio, ha generado rechazo por parte de entidades especializadas en asilo y protección de los derechos de los migrantes.

El Pacto de Migración y Asilo se gestó en 2015, en medio de la llegada masiva de personas provenientes de Siria, Afganistán e Irak. Ante esta situación, países del sur de Europa como España e Italia demandaron medidas de solidaridad obligatorias por parte de todos los estados miembros de la UE. Sin embargo, no se establecieron cuotas obligatorias, a pesar de las peticiones.

El pacto contempla tres tipos de medidas de solidaridad: reubicación, contribuciones financieras y medidas alternativas de solidaridad. Además, se establece un régimen para situaciones de crisis, como la llegada masiva de migrantes que ha ocurrido recientemente en Canarias.

Una de las medidas más polémicas del pacto es la reducción de la edad de identificación policial de los menores migrantes, de 14 a 6 años. Esta medida ha generado críticas por parte de la organización Save The Children, preocupada por el bienestar y la protección de los niños migrantes.

Por otro lado, el acuerdo endurece los controles fronterizos y promueve las devoluciones, lo que ha sido bien recibido por algunos, pero cuestionado por otros debido a posibles violaciones de derechos humanos.

En cuanto al procedimiento para solicitar protección internacional, se establecerá un sistema común a todos los estados miembros de la UE, lo que busca agilizar el proceso y garantizar una respuesta más uniforme.

READ  Una española muestra el verdadero valor de un litro de aceite de oliva virgen extra en Puerto Rico y nadie lo comprende - El HuffPost

Sin embargo, una de las principales críticas al pacto es la falta de un plan para crear vías legales y seguras de migración hacia Europa. Esto deja en incertidumbre a miles de personas que buscan mejores oportunidades y huyen de la violencia y la pobreza en sus países de origen.

En Canarias, el pacto ha generado diferentes reacciones. Algunos políticos y organizaciones han expresado su descontento y preocupación por las medidas adoptadas, mientras que otros lo han celebrado como una respuesta europea al fenómeno migratorio, especialmente en situaciones de crisis.

El eurodiputado canario Juan Fernando López Aguilar ha defendido vehementemente el pacto, argumentando que es una manera de abordar y enfrentar de manera conjunta y solidaria la situación migratoria en Europa, especialmente en circunstancias de crisis.

En definitiva, mientras el Pacto de Migración y Asilo de la Unión Europea ha sido aprobado y se espera que entre en vigor próximamente, las opiniones y reacciones frente a este acuerdo continúan siendo divergentes, reflejando la complejidad y sensibilidad del tema migratorio en toda Europa.