Las principales víctimas de la inflación en 2021

Se supone que el regreso de la inflación, que se produjo en 2021, antes del estallido de la guerra en Ucrania, representará una gran espina en los pies de las familias este año. El Banco de Francia estima que alcanzará el 3,7% en 2022 en el mejor de los casos, y el 4,4% en el «escenario de deterioro». Sin precedentes desde 2008. Los motores de este aumento en el costo de vida, los precios de la energía también se han disparado. Saltó un 21,1 % en un año, según el INSEE. Solo el gas registró un aumento del 47,1 % en un año, impulsado especialmente por la guerra en Ucrania y un posible embargo europeo sobre el gas ruso.

El resultado directo: el poder adquisitivo de los franceses se reduce. Según la evaluación del Observatorio Francés de las Condiciones Económicas (OFCE), publicada el jueves 17 de marzo, el 60% de los hogares experimentó una pérdida de poder adquisitivo en 2021. “Si clasificamos los hogares según su posición en el nivel de vida, vemos que la inflación promedio que sufre sigue una curva en U inversa”, resume la OFCE.

La curva toma la forma de una «U invertida». Los hogares de los deciles medios son los más afectados por la inflación. OFICINA

Una figura geométrica (ver gráfico anterior) donde los hogares más pobres se vieron paradójicamente menos afectados porque consumen menos combustible y calientan menos, dos rubros de gasto particularmente pesados. Al mismo tiempo, se beneficiaron del bono de energía de 100€. De hecho, las pérdidas «máximas» son absorbidas por los decimales de renta situados en torno a la mediana, antes de volver a caer para los hogares más ricos.

READ  Emprendimiento en la economía creativa: un sector que no despega

En total, al menos un tercio de los hogares verán sus pérdidas “bien compensadas” (la parte azul de las barras verticales) gracias a esta ampliación, pero también gracias a la introducción del bono de inflación de 100€. Solo el 10 % más pobre de los franceses no sufrió una pérdida de poder adquisitivo en 2021. Incluso se beneficiaron de ganancias que oscilaron entre el 0,3 % y el 0,7 %. Los dos tercios restantes son perdedores: la caída del poder adquisitivo fluctúa entre 0,5% y 0,8%.