Los asesinatos políticos de México se centran en aumentar la violencia

Era una tarde soleada en la ciudad de Ciudad O’Brien en el noroeste de México. Abel Murrida, quien se postula para alcalde del municipio de Kazem, ubicado en la ciudad, pegó folletos en un lienzo para votar en las elecciones del 6 de junio y se paró en un concurrido lugar de reunión de un centro comercial.

Un hombre que vestía una camisa gris y jeans tomó una pistola y disparó 10 balas contra un exfiscal general del estado, incluidas dos cabezas, cuando cruzó la calle nuevamente y se tendió en la acera en un automóvil que esperaba antes de escapar. Folletos difunden imágenes de cámaras de seguridad oficiales transmitidas por televisión Sangre empapando su camisa blanca.

Murrida es el candidato número 32 asesinado antes del día de las elecciones, cuando elegirá a 500 legisladores federales, 15 gobernadores estatales y miles de alcaldes y funcionarios locales de todo México.

Desde que comenzó el proceso electoral en septiembre pasado, 85 políticos, incluidos 32 candidatos a cargos públicos, han sido asesinados, según Edelight Consultants. Monitorea la violencia de la campaña. Esta es la segunda elección sangrienta desde las elecciones presidenciales de 2018.

Según Etellekt, la mayoría de las víctimas son candidatos a la alcaldía de partidos en esos estados. Sus muertes han revelado vínculos profundamente arraigados entre los grupos del crimen organizado y las autoridades locales que los protegen.

“Si te enfrentas a ellos, serás perseguido o asesinado”, dijo Rubén Salazar, director de Etillect. “Esta es la democracia mexicana a nivel local. . . Nadie puede postularse para un cargo sin el permiso del alcalde y del jefe criminal local. “

READ  Olímpico-waterpolo-Estados Unidos, debutantes españoles registran mal día

Murrida no parece ser una excepción. A Lugar de elección publicado póstumamente, Declaró “grave en la comisión de un delito”. . . No tengo miedo ”. Unas horas después fue asesinado a tiros por López Obrador, el exministro de Defensa que estaba ocupado por la cámara oficial de seguridad en las calles del estado que se postulaba para gobernador.

Los asesinatos políticos enfrentan la estrategia “sin balas” del presidente Andrés Manuel López Obrador contra el crimen organizado, su nueva fuerza policial federal militarizada y las reiteradas promesas de traer la paz a un país donde la violencia ha ido en aumento durante 15 años. Casi 100 asesinatos Un día.

La violencia que se ha estado extendiendo en México desde que el ex presidente Felipe Calderón lanzó una devastadora guerra contra las drogas en 2006, la mayor preocupación electoral de México, ha dominado muchas contiendas. Así lo constató un estudio realizado por el diario El Financio este mes. Dos tercios de las personas no aceptan esto Al tratar el tema de López Obrador, solo el 18 por ciento estuvo de acuerdo.

Desde 2006, el número de asesinatos se ha triplicado. El gobierno dice que ha habido una caída del 4 por ciento en los homicidios en los primeros cuatro meses de este año en comparación con el mismo período del año pasado.

Pero en abril, hubo 2.857 homicidios, un 4 por ciento más que en abril de 2020, así como 77 homicidios de mujeres, asesinatos de mujeres por motivos de género, un aumento del 13 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado.

READ  Mensaje de transferencia del Brentford: el arquero español Álvaro Fernández se une a Husca cedido | Noticias de futbol

Los homicidios en México aumentaron a un máximo histórico en 2019, con 34,682 homicidios y 970 mujeres asesinadas. El año pasado fue un poco mejor: 34.554 homicidios y 977 homicidios. En lo que va de año se han registrado 11.277 homicidios y 318 homicidios.

Ricardo Márquez Plass, exfuncionario de defensa, dijo que el número de homicidios ha aumentado a más de 3.000 por mes en una docena de casos desde el inicio de los diez de López Obrador, en comparación con solo tres en la administración anterior de 2012-18, incluidas las mujeres.

López Obrador, quien asumió el cargo en 2018, dice que ha tomado otras cosas además de abordar las causas fundamentales del crimen y proporcionar empleos y beneficios directamente a los jóvenes.

Manifestantes en la Ciudad de México protestan contra la violencia contra mujeres y niñas © vía Claudio Cruz / AFP Getty Images

Pero los críticos, como los gobiernos anteriores, se han basado en el ejército en lugar de reformar las fuerzas policiales estatales y locales de un país. Los oficiales están ganando Alrededor de $ 600 al mes, y la mitad compra sus botas.

El ex embajador de Estados Unidos Christopher Landau critica la estrategia de México Dicho López Obrador adoptó un “hermoso enfoque de fuego autorizado” a pesar de las estimaciones de que controlaba “entre el 35 y el 40 por ciento del país” con narcotraficantes.

“Él mira a los cárteles. . . Como su Vietnam, esto fue para algunos de sus predecesores, eso creo. . . Lo ve como una distracción para no concentrarse en su agenda ”, dijo en un seminario en línea.

Cuando México fue gobernado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante la mayor parte del siglo XX, fue tolerado por las operaciones de “caja narcisista” -cartel que lo gobernó.

“El presidente no quiere llevarse El Narco”, dijo Salazar, usando la palabra mexicana para narcotraficantes.

López Obrador, considerado como un intento de reflejar el poder centralizado del PRI, dijo que “no entendía” que la antigua cooperación se había interrumpido cuando nuevos partidos interrumpieron cómodas alianzas criminales y provocaron otras nuevas.

“El presidente no quiere reconocer que hay un gran problema en la política de drogas en el país.

Los analistas dicen que las conferencias de prensa diarias del presidente están inflando aún más el clima polar, donde presenta críticas contra sus oponentes políticos y funcionarios electorales.

Gema Globe-Santamaria, experta en crimen y violencia de la Universidad de Loyola en Chicago, dijo: “Con esta polarización, nos está dando un país más caótico del que está cumpliendo sus promesas de paz”.

“López Obrador ha polarizado esta elección hasta el punto de casi declarar la guerra a las instituciones electorales. Mi mayor preocupación es que lo que vemos ahora no se detenga después del 6 de junio”, dijo.