Miles de inmigrantes caminan por el sur de México World News

Un grupo de aproximadamente 2,000 millas de la ciudad de Tapasula, en el sur de México, llegó a un pueblo a unas 16 millas (26 kilómetros) de distancia.

Los inmigrantes comenzaron antes del amanecer para evitar el calor abrasador. La mayoría procedían de Honduras y El Salvador, muchos con niños pequeños. Al mediodía del segundo día de su marcha, habían llegado al pueblo de Huhuwatton en la provincia sureña de Chiapas.

A diferencia de las marchas anteriores, la que comenzó en Tapsula el sábado no incluyó a más inmigrantes haitianos, y miles llegaron a la frontera de Estados Unidos alrededor de Del Rio, Texas en septiembre.

Decenas de miles de inmigrantes de Honduras, El Salvador y Haití esperan refugiados o cartas de asilo en Tapasula, cerca de la frontera con Guatemala, pero es posible que se les permita viajar.

Los inmigrantes que buscan una visa humanitaria o asilo en México deben permanecer en Chiapas, el estado fronterizo junto a Guatemala, para escuchar sus casos.

Anthony Beltrandus, un cubano que salió de su país para ir a Uruguay en 2018, esperó un mes y medio en Tapasula por los documentos que le permitieran llegar a la frontera con Estados Unidos.

«Pero tomaron mucho tiempo», dijo Beltrandus, un minorista de muebles. Así que decidió unirse al grupo de inmigrantes que salió de Tapasula el sábado.

Beltrandus dijo de la caminata: “Había mucho calor, mucho sol.

El primer día de la marcha, los inmigrantes cruzaron la línea de la policía estatal que intentó detenerlos. Hubo refriegas menores y un niño pequeño sufrió heridas leves en la cabeza, pero los colonos continuaron su camino.

READ  Kroll regresa a MHS con ese sabor de la vieja escuela

Caminaron unas pocas millas (kilómetros) hasta el cercano pueblo de Álvaro Obrigan el sábado antes de descansar por la noche en el campo de béisbol.

«No queremos problemas con nadie», dijo Feltrandes. «Queremos hacer todo en silencio».

La policía, las agencias de inmigración y la Guardia Nacional frustraron pequeños intentos en intervalos similares a principios de este año. En agosto, cientos de haitianos, cubanos y centroamericanos que caminaban por la carretera desde Tapsula fueron detenidos por la policía antidisturbios de las Fuerzas de Seguridad Nacional.

En enero, una gran caravana intentó salir de Honduras, pero se le impidió cruzar Guatemala.

José Antonio, miembro hondureño del último grupo, no quiso dar su apellido porque temía que pudiera afectar su caso, diciendo que llevaba dos meses esperando en Tapasula su solicitud de algún tipo de visa.

“Me dijeron que tenía que esperar porque las citas estaban llenas”, dijo el trabajador de la construcción. «No hay trabajo allí (en Tapasula), así que me uní a este grupo innecesariamente».

Estas marchas recuerdan, pero las grandes caravanas de expatriados que cruzaron México en 2018 y 2019 no fueron tan grandes como las que se dirigían hacia la frontera de Estados Unidos.