Serie A: Giroud avanza al primer puesto de Milán, Ribery brilla

Serie A: Giroud avanza al primer puesto de Milán, Ribery brilla

El aire italiano, obviamente, le sienta perfecto. Desde que llegó al Calcio, Olivier Giroud, de 35 años desde el 30 de septiembre, ha encontrado un chico nuevo. Y el martes por la noche, el delantero, que marcó el único gol del partido, permitió al Milan ganar (1-0) al Torino en la décima jornada del torneo. En el primer córner del Milan en quince minutos de juego, el francés estuvo en la recepción en el rincón más alejado para desviar el cabezazo de Rade Krunic.

Este es su cuarto gol en 9 partidos (para 6 aperturas). Desde su victoria por tres puntos en la Serie A (1994-1995), el nativo de Chambéry es el segundo jugador del Milan en anotar en sus primeros tres partidos de la Serie A en casa, después del Niza y el ex Marsella Mario. Balotelli en 2013. Una forma de consuelo para Giroud, que parece estar pagando el precio del regreso de Karim Benzema a los Blues y que Didier Deschamps no convocó para los últimos encuentros internacionales de Francia en septiembre y luego en octubre. Si el campeón del mundo sigue marcando goles, puede pretender, a pesar de su edad, encontrar a los Blues e invitarse a sí mismo al próximo Mundial, en un año en Qatar. Fue reemplazado al final del juego por Zlatan Ibrahimovic, quien nunca tuvo la oportunidad de marcar el gol número 400 en la liga en su carrera.

El encuentro también vio el regreso a la cancha del defensa del Milan Theo Hernández, quien dio positivo por Covid-19 el 13 de octubre. El internacional francés jugó en la segunda mitad.

Gracias a esta victoria, el Milan, que aún no ha sido derrotado, continúa con su excelente inicio de temporada. Lograron su noveno éxito, sexto consecutivo, y se llevaron, por su cuenta, el primer puesto con 28 puntos. Beben tacto en Nápoles (25 puntos), más lento que la Roma en la última jornada, pero un partido menos (recepción del Bolonia el jueves).

La noche también le sonrió a otro ex miembro de la Casa Azul. Liderado por su comandante Franck Ribery, insostenible y en todos los movimientos correctos, Salernitana noqueó a Venecia (2-1) y abandonó temporalmente el Linterna Roja en Cagliari. Un pase crucial a Bonazoli en el empate para Salernitana (61), y el francés expulsó luego a Ampadu, que lo salvó tarde cuando se fue solo en la portería (67).

READ  Manaudou regresa, pero Dressel confirma su condición de candidato principal