Sí, la hora de comer importa: un estudio revela que la hora a la que se come y las calorías que se toman influencian – Vinoturismorioja

Descubierto el primer gen del reloj biológico en mamíferos

El reconocido neurobiólogo Joseph Takahashi ha realizado un importante descubrimiento en el ámbito de la ciencia biológica. Tras dedicar décadas a investigar el funcionamiento del reloj biológico y su papel en nuestro comportamiento, ha logrado identificar el primer gen relacionado con esta función en mamíferos.

El reloj biológico, conocido también como ritmo circadiano, es un mecanismo interno que rige los procesos biológicos y comportamentales, regulándolos según el ciclo de 24 horas. Takahashi ha afirmado que este reloj está estrechamente vinculado con los mecanismos de longevidad del organismo.

Durante una conferencia en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el experto expuso la influencia del reloj biológico en diversas funciones del organismo, especialmente en el metabolismo. Para ello, presentó los resultados de un estudio realizado en ratones.

El estudio reveló que la restricción calórica resulta más efectiva cuando se aplica considerando los ritmos biológicos. Los ratones que podían comer en cualquier momento del día vivieron un 10% más, mientras que aquellos que solo comían de día vivieron un 20% más. Por otro lado, los ratones que solo comían de noche experimentaron una vida 35% más larga.

Estos sorprendentes resultados han causado revuelo en la comunidad científica dedicada al estudio de la longevidad. Según el propio Takahashi, la hora en que se come puede ser un factor determinante en la duración de la vida.

La hipótesis planteada en el estudio sugiere que el reloj biológico está relacionado con los mecanismos del organismo que influyen en su longevidad. De esta manera, la alimentación adecuada en los horarios adecuados podría ser clave para prolongar la vida de los mamíferos.

READ  Edición genética, IA, la vacuna del VIH: 11 ensayos clínicos que marcarán la medicina en 2024

Este avance científico supone un importante hito en el estudio del reloj biológico y sus implicaciones en la vida de los seres vivos. Sin duda, seguir investigando y comprendiendo este mecanismo podría abrir las puertas a nuevas formas de promover la longevidad y mejorar la salud. ¡Una noticia que impacta y da esperanza a la comunidad científica!