“Sound Cellar” revela la canción del vino

Por SudOuest.fr con AFP

Una agencia que se especializa en crear música excepcional ha creado un algoritmo para hacer coincidir el color del vino con los tonos de instrumentos específicos, basándose en una medición de sus frecuencias.

Prolífico, embriagador, fácil de beber … si se escuchara este vino, ¿qué melodía diría? Una empresa con sede en Lyon que se especializa en la creación de clips de audio da voz a las voces de Grand Cru. “Un día, me encontré pegándome la copa a la oreja y preguntándome cuál es el sonido de este vino”, recuerda el presidente de ATS Studios, Alain Coulas, quien relata la génesis de su “bóveda de sonido”.

“El algoritmo da restricciones de composición, pero su música es un reflejo del viticultor”.

“Por ejemplo, el vino tinto tiene una frecuencia de onda de unos 493 terahercios, que corresponde al rango de frecuencia de algunos instrumentos, desde el violonchelo hasta el acordeón”, explica Alan Collas. El color del vino varía según el tipo de uva utilizada, el clima o el método de elaboración del vino. “Cada enólogo colorea sus vinos de manera diferente según cómo trabaje. Esto cambiará el tono de las máquinas”.

El lenguaje del vino

El Sound Paste será diseñado por los autores de ATS Studios, de modo que el lenguaje musical refleje el lenguaje del vino. Porque el ritmo, la armonía o la melodía deben reflejar las otras características del vino: su añada, su aroma, su fondo.

“El algoritmo da restricciones de composición, pero su música es un reflejo del viticultor”. Así un Beaujolais, Condrieu, Côte-Rôtie, o incluso Sauternes … se convierte en una pieza de jazz, un movimiento clásico o una canción celta.

READ  Corsair adquirió el primer Airbus A330neo, que

“A finales de año, habremos producido alrededor de cincuenta piezas de audio específicas”, confirma Alan Collas.

Estos clips de audio se pueden transmitir durante la degustación o en los puntos de venta, compartir en plataformas de comunicación o descargar a través de un código QR adherido a la botella. Estas piezas hechas a medida cuestan entre “algunos miles y algunas decenas de miles de euros”, según las herramientas utilizadas o la solicitud de los autores para producirlas.

Confiado en el éxito de su enfoque, ATS Studios ya está desarrollando un proyecto similar para cerveza y té.