“Soy un superviviente” – Liberation

entrevistar

Este artículo está reservado para suscriptores.

La estrella, que abrió la temporada del Palais Garnier y el Festival de Otoño el miércoles por la noche con una ópera dedicada a Maria Callas, regresa a Liberation en su extraordinaria carrera.

Nada más llegar a París, donde vivió durante varios años, Marina Abramovich se apresuró a tomarse una foto de recuerdo temprano en la mañana, en las escaleras vacías de la Ópera de París como cualquier turista en juerga. En la foto tomada por “hombre [s] para siempre”, Está feliz de revelarnos que está sola al pie del monumento, con los brazos extendidos y una sonrisa ganadora en los labios. Su alegre franqueza es una sorpresa. Podemos imaginarla a distancia de la más mundana de las experiencias, quien, en la cúspide de sus 74 años, vio, saboreó, saboreó todo.

La emperatriz del espectáculo en gran parte copromovida, aquí está la artista serbia con sede en Nueva York que recorre otras carreras, una vez que abandonó galerías y museos para invertir en el Palais Garnier, un templo del arte lírico. Se abre el primer telón de la temporada. Actualmente, Marina Abramović interpreta una ópera dedicada a Maria Callas, la querida cantante y casi doble. Juega, durante mucho tiempo prohibido tocar, prefiriendo enfrentarse al público poniendo a prueba sus límites y los de sus contemporáneos, poniendo en juego su cuerpo y alma.

Once años después El artista esta ahí, un gran espectáculo realizado en el MoMa en el que su mirada se posó en la mirada de los visitantes, ocho horas al día, durante tres meses, sin salida de emergencia ni pausa para orinar autorizada, haciendo su paso definitivo al lateral principal, el no-touch de Marina Abramović más…

READ  Video - "The Voice": Jim Bauer despidió a los entrenadores con una versión atrevida de "Tata Yoyo"