Tejedores nativos de México buscan reconocimiento internacional

Publicado en: Cambió:

Gincanton (México) (AFP)

Los tejedores indígenas de las tierras altas del sur de México luchan por el reconocimiento adecuado de una industria de la moda internacional, alegando que están saqueando sus obras y su patrimonio.

Este mes, la lucha ha adquirido un símbolo adicional, ya que México celebra el vigésimo aniversario de su independencia con elogios por la oposición de los pueblos tribales al colonialismo español.

Sentados sobre mantas en el suelo del patio de la casa de Julia Pérez en Jincanton, los tejedores usan telares tradicionales para hacer una variedad de telas de colores brillantes.

“Hay una fusión de nuestra herencia, nuestra cultura, nuestras ideas para que nuestra ropa no se pierda”, dijo el artesano Chotsi de 39 años.

“Es por eso que siempre lo usamos en nuestros diseños”, dijo sobre la inspiración para los colores y patrones.

El entusiasmo de los tejedores niega la laboriosidad y complejidad de su trabajo, que requiere mucha habilidad, dijo Pérez.

Las mujeres detrás del proyecto Fabrica Social (Industria Social) dedicado al arte tradicional mexicano apreciaron el valor de su tiempo y creatividad después de conocer a Dulce Martínez de la Rosa y Daniela Cremione.

Cremion conoció a Pérez hace 10 años y le pidió que reconociera la calidad de su trabajo y cooperara.

Desde entonces han seguido el camino del aprendizaje mutuo, la confianza y la amistad.

– ‘Abuso cultural’ –

Bajo la marca Fabrica Social, las mujeres de Jinakantan y otros estados mexicanos buscan mejorar las condiciones laborales y combatir la desigualdad empresarial a través de capacitaciones que brinden una educación superior a la situación empresarial.

Los tejedores buscan el reconocimiento internacional por sus tradiciones, cultura y tejidos PEDRO BARDO AFP

Los tejedores colocan sillas y mesas en el patio y Crimea comienza a revisar los conceptos básicos de costos, costos y otros aspectos para lograr un objetivo importante pero complejo: el comercio justo.

READ  España vacunará a las personas mayores de 80 años antes de fin de mes

Los artesanos escuchan con entusiasmo y discuten su tiempo y necesidades y la forma correcta de ponerles un precio.

“A menudo es una herramienta que nos ayuda a alcanzar el precio de un producto que es casi invaluable”, dijo Crimean, de 40 años, después de concluir el taller.

Más allá del valor económico, los textiles nacionales reflejan un patrimonio cultural e histórico que se utiliza sistemáticamente sin el permiso de las marcas de moda internacionales.

Daniela Cremion de Fabrica Social Project dirige un taller de comercio justo para tejedores mexicanos en Gincanton
Daniela Cremion de Fabrica Social Project dirige un taller de comercio justo para tejedores mexicanos en Gincanton PEDRO BARDO AFP

El gobierno mexicano ha buscado aclaraciones sobre la mala praxis cultural de la cultura tribal de diseñadores como Carolina Herrera de Venezuela e Isabel Marant de Francia, así como de marcas como Zara, Rhapsody y Anthropology.

“No es justo que nos hagan esto como pueblos indígenas”, dijo Pérez.

Todo nuestro corazón ‘-

La explotación de la herencia indígena de las principales marcas muestra la asimetría de poder entre las corporaciones multinacionales y los creadores locales, que es la tradición de los viejos “regímenes coloniales”, dijo de la Rosa.

“Los artesanos de este país y su trabajo, sus técnicas y sus procesos son bien conocidos como Carolina Herrera, Isabel Marant, Zara o Mango, esa es la verdadera lucha”, dijo el joven de 42 años en su taller. Ciudad de México.

“Todavía vivimos en un sistema económico colonial”, agregó.

Busca una explicación de los diseñadores de vestuario internacionales sobre el abuso cultural de la cultura indígena mexicana
Busca una explicación de los diseñadores de vestuario internacionales sobre el abuso cultural de la cultura indígena mexicana PEDRO BARDO AFP

Fabrica Social es uno de varios programas invitados por la Secretaría de Cultura de México para sumarse a la plataforma “original” que busca ganar sus experiencias para promover “colaboraciones éticas” entre grandes corporaciones y artesanos.

READ  Canciller mexicano critica a líder de la OEA antes de las elecciones

Los tejedores de Zinacantán esperan atraer más respeto de las marcas internacionales por su talento e identidad.

“Queremos que nuestro trabajo sea reconocido por ellos porque está bien hecho”, dijo la prima de Julia, Sarah Pérez, quien ha estado con el proyecto desde sus inicios.

“Se hizo de todo corazón y trabajamos con productos hechos en México”, dijo.