Tres condenas en un día para el comediante Dieudonne

En el primer caso, Dieudonne, de 55 años, fue juzgado in absentia en París por “insulto público a un funcionario”, en este caso Frédéric Pottier, el ex delegado ministerial para combatir el racismo, el antisemitismo y el anti-odio. -LGBT, en un video publicado en septiembre de 2020.

El tribunal lo condenó a una multa de 10.000 euros.

También ha sido implicado, todavía en París, en otro caso por “un insulto público antisemita” y “apelación a un crimen de lesa humanidad” en otros dos videos de mayo de 2020.

Fue condenado a cuatro meses de prisión.

Dieudonne afirma que él no es el autor de los videos incriminatorios. Esto es una “falsificación profunda”, una técnica de falsificación digital altamente sofisticada, explicó Al-Majdal durante su juicio en mayo.

Pero no convenció a la corte. “El personaje en pantalla, identificado por los investigadores como Diodoni M’bala M’bala, tiene el mismo nombre, apariencia, voz y referencias léxicas que el acusado”, dijo el tribunal.

El tribunal destacó que “estos elementos, corroborados por los hallazgos durante la audiencia, constituyen un conjunto de pistas materiales que permiten identificar al imputado como la persona que habla en el video”, señalando que su negación “no es suficiente en su cara”. ” de estos elementos, para poner en tela de juicio este reconocimiento “.

El abogado de Al-Majdal, May David Di Stefano, dijo a la AFP que su cliente apelaría las dos decisiones emitidas en París.

Finalmente, en Niza, Dieudonné fue multado con 5.000 euros por insultar públicamente al alcalde de la ciudad, Christian Estrosi, por los comentarios que hizo en un video que data de marzo de 2019, anunciado a la AFP por el abogado de Philippe Blanchtier. El litigante también deberá abonar una indemnización de 3.000 euros al funcionario electo y reembolsar sus costas legales de hasta 2.000 euros.

READ  Los incendios de Grecia continúan extendiéndose

Dieudonne M’bala M’bala ya fue condenada en apelación la semana pasada a tres años de prisión, dos de los cuales son graves, y una multa de 200.000 euros, por malversar más de 1 millón de euros de los ingresos de sus programas no grabados.