Un impresionante resort en la jungla en México ofrece lujo de 5 estrellas y un chamán interno para bendecir sus vacaciones

Un impresionante resort en la jungla en México ofrece lujo de 5 estrellas y un chamán interno para bendecir sus vacaciones
  • El Viceroy Riviera Maya Resort está ubicado en el sureste de México en la península de Yucatán, cerca de Playa del Carmen y a unas 40 millas al sur de Cancún.
  • El hotel se enorgullece de mantener viva la antigua cultura maya y cuenta con un chamán interno que ofrece muchos tratamientos curativos.
  • Victoria Bischoff dice que un recorrido privado por un cenote misterioso es una aventura que no te puedes perder durante tu estadía.



Nuestro anfitrión Edgar anunció con una sonrisa, antes de servir dos medidas (muy) generosas y entregarnos una naranja.

Bebiéndonos fuertes licores mexicanos, observamos nuestro entorno con desconcierto: los tiempos son ciertamente buenos.

Mi esposo, Chris, y yo llegamos al lujoso Viceroy Riviera Maya Resort cerca de Playa del Carmen en la Península de Yucatán en el sureste de México.

Está a unas 40 millas al sur de la ciudad de la fiesta Cancún, pero al final de un largo camino de tierra a través de la selva tropical se siente como si estuviera a un millón de millas de distancia.

‘Cuidado con los monos araña que se balancean en los árboles’, dice entusiasmado nuestro conductor Pablo mientras bebemos botellas de cerveza mexicana ‘Victoria’ del refrigerador en la parte de atrás.

El lujoso Viceroy Riviera Maya Resort está ubicado en el sureste de México en la península de Yucatán, cerca de Playa del Carmen.
Las 41 villas del resort están escondidas entre palmeras tropicales, y no escuchará ni pío de sus vecinos.
Los serpenteantes senderos de la jungla terminan en la hermosa piscina y el restaurante del resort con vista al Mar Caribe.

Mientras esperaba para saludarnos en el hotel, Edgar nos lleva a través de un laberinto de senderos en la jungla directamente al chamán que está adentro para recibir una bendición maya tradicional.

Un poco sedados, respiramos el incienso y llamamos a descansar emocionados como se indica, mientras cantamos el mantra para purificar la energía.

READ  Oliver Duhamel confiesa a la policía los hechos provocativos sobre su hijo adoptivo

Las 41 villas del complejo están escondidas entre palmeras tropicales y lo suficientemente apartadas como para escuchar un pío de sus vecinos, solo los juguetones koti y aguti que rebotan en los techos de paja a todas horas del día o de la noche.

La decoración interior es rústica pero lujosa, y cada villa tiene su propia terraza grande, piscina climatizada, hamaca y ‘ducha de luna’ al aire libre.

Los serpenteantes senderos de la jungla terminan en la hermosa piscina y el restaurante del resort con vista al Mar Caribe.

Aquí no tienes que preocuparte por luchar por una tumbona y los mayordomos, siempre atentos, están listos para mimarte. Desde recoger cubos de hielo de nuestras nuevas cervezas Victoria favoritas hasta pulir anteojos de sol empapados, nada es demasiado problema, y ​​todo se hace antes de que siquiera pienses en despertarte.

La playa ha reservado tumbonas con dosel para aquellos que prefieren descansar en la arena. La orilla es un poco rocosa, pero el hotel proporciona zapatos de buceo para meterse en el mar. Es el lugar perfecto para ver el amanecer cada mañana antes de desayunar en el restaurante principal del hotel, el Coral Bar.

La decoración de cada una de las 41 villas es rústica pero lujosa.
Cada villa tiene su propia gran terraza, piscina climatizada y hamaca.
Los baños tienen bañeras profundas y una ducha de luna al aire libre.

El complejo se enorgullece de mantener viva la antigua cultura y herencia maya. Quizás el momento más mágico de nuestra estadía fue un recorrido privado por un cenote ubicado a unos 35 minutos en auto desde el hotel.

Hay miles de estas piscinas subterráneas místicas en México, y alrededor de 300 solo en la Riviera Maya. Pero como está tan lleno de turistas, un recorrido privado es una excursión mucho mejor.

READ  Incendio en Golfo de México desata conversación sobre crisis climática

Los cenotes eran considerados sagrados por los mayas, quienes creían que eran una ventana al inframundo. A medida que descendemos los escalones de madera hacia una tranquila cueva escondida en medio de la jungla, es fácil ver por qué.

Formaciones rocosas que parecen estalactitas cuelgan sobre nuestras cabezas, mientras que las raíces de los árboles descienden hasta el fondo de la piscina. Donde la luz del sol brilla a través de los agujeros en el techo y se refleja en el agua, se siente como si estuvieras nadando en el cielo.

Mientras nos ponemos los esnórquel y nos metemos con cuidado en el agua, me estremezco un poco cuando nuestro guía, Julio, señala murciélagos que revolotean en los rincones oscuros.

‘Cuidado con las lámparas o las estropeáis’, nos advierte. No necesito que me lo digan dos veces: todavía estoy buscando al jaguar ‘amigable’ que decimos que pasará por aquí en algún momento.

Lo más destacado de nuestra estadía fue un recorrido privado por un cenote, ubicado a unos 35 minutos en automóvil desde el hotel.
Los cenotes eran considerados sagrados por los mayas, quienes creían que eran una ventana al inframundo
El complejo también cuenta con una cabaña de sudor purificadora tradicional conocida como Demascal, que se dice que representa el útero de la Madre Tierra donde los huéspedes pueden renacer.
El spa del hotel, Wayak, ofrece tratamientos integrales que incorporan antiguas técnicas curativas mayas, hierbas y terapias energéticas.

Pero no tienes que salir del resort para sumergirte en la cultura maya.

Su spa en la selva, WAYAK (que significa sueños), ofrece tratamientos integrales que incorporan antiguas técnicas curativas mayas, hierbas y terapias energéticas.

Incluso hay una cabaña de sudor del purgatorio tradicional llamada Demascal, que decimos que representa el útero de la Madre Tierra, desde donde los huéspedes pueden renacer.

Nos conformamos con un masaje relajante de ‘ritual de miel’ o una ‘copa de hunan’ que se llevó a cabo al aire libre donde podíamos escuchar las cascadas cercanas, y agregamos una clase de yoga matutina con vista al mar.

Las tradiciones mayas continúan nuevamente en nuestra villa. Un ‘Conserje de jabón’ talla grandes losas de jabón con infusión de vino tinto hecho a mano localmente y nos regalan una pequeña ‘Muñeca preocupante’.

READ  The Canberra Times derrotó a Francia España para ganar la Liga de las Naciones

Según la leyenda, le cuentas al muñeco tus preocupaciones por la noche y lo pones debajo de la almohada para que se preocupe mientras tú duermes tranquilo. Lo que sea que puedas creer, dormimos como muertos toda nuestra estadía.

Pero también puede ser la gran cantidad de comida y bebida que inhalamos.

El relajado Coral Bar al aire libre sirve de todo, desde pescado fresco hasta hamburguesas y bistecs, y organiza noches temáticas como la Noche de México.

El complejo tiene dos restaurantes.

La María es un restaurante de alta cocina muy formal que ofrece cenas a la luz de las velas, donde el Chef Julio Chávez hace su magia en la comida callejera mexicana tradicional y la cocina casera.

Pero nuestro favorito es el relajado bar de coral al aire libre, que sirve de todo, desde pescado recién pescado (y mahi-mahi si tiene suerte) hasta hamburguesas y bistecs y noches temáticas. Lo más destacado (por supuesto) es la noche mexicana.

El personal hace todo lo posible, adornando el área del bar con sombreros y piñatas coloridas, y comemos tacos de ‘cochinita’ de puerco desmenuzado, tamales de costilla y mole negro, ensalada de nopales y churros, todo regado con copiosas cantidades de margaritas.

Gracias a México de verdad.