Una presidencia sin drama ni escándalos: cómo Joe Biden dejó su huella

Sin influencias cuánticas, y fiel al tono simpático y familiar que ama, la persona elegida por primera vez con una promesa de calma después de una tormenta de Trump está avanzando.

¿Se burló de sus dudas y errores? Se muestra disciplinado, con conexiones cuidadosamente pensadas para apoyarlo. Se enfrenta a Vladimir Putin y Xi Jinping con fórmulas que le dan en el clavo (“No tiene ni un ápice de democracia”, habla con franqueza de su homólogo chino).

¿Acusado de quedarse sin caja fuerte? El presidente más destacado de la historia récord tras récord de vacunación (se han administrado más de 200 millones de dosis). A las pocas semanas tenía un plan de apoyo a la economía que se adoptó por $ 1.900 millones, y en el proceso propuso otro plan de infraestructura con un monto equivalente.

“Ha sido subestimado, pero esto se debe en parte a su carrera”, explica a la AFP Julian Zelizer, profesor de historia en la Universidad de Princeton. “Durante su carrera como senador, siempre ha favorecido el pragmatismo y los pequeños cambios”.

“Incluso durante su campaña electoral, elogió la moderación y la normalidad. De alguna manera, cambió su estrategia eligiendo más audacia. Es una estrategia impulsada desde un punto de vista político”.

Presidencia sin jugadas

Un icono de estilo sencillo que pretende sacar regularmente del bolsillo de su traje una pequeña hoja de papel en la que están escritos los principales indicadores de la epidemia, incluido el número de muertes.

Rodeado de un equipo unido hasta la fecha, presenta una escena presidencial sin dramas ni escándalos. La escisión declarada del Partido Demócrata no se ha producido. El ala izquierda ha mostrado algunos signos de impaciencia pero hasta ahora ha apoyado a “Joe”.

READ  Ataque terrorista en Canadá: 5 miembros de una familia musulmana asesinados en una camioneta

Diariamente, la Casa Blanca retrata una “máquina bien engrasada”, para usar la frase que usaba Donald Trump para describir, en un extraño giro, el caos que reinaba en los pasillos del prestigioso ala oeste durante su mandato. Delegación.

También a nivel internacional, Joseph Robinette Biden Jr. se estableció rápidamente.

Su “cumbre climática” – hipotética pero bien organizada – estuvo marcada de manera asombrosa por el regreso de Estados Unidos (“América ha vuelto”) en este juego diplomático del que su antecesor se retiró por el colapso.

Apenas completa esta multitud, el sábado cumplió su promesa de campaña simbólica: pronunciar la palabra “genocidio” para hablar del asesinato de un millón y medio de armenios a manos del Imperio Otomano en 1915.

Ninguno de sus predecesores se atrevió, por temor a la fuerte reacción de Turquía: Barack Obama también se comprometió a hacerlo, solo para dar marcha atrás en su toma de posesión en la Oficina Oval.

La mayoría estrecha

Pero como veterano de Washington, sabe que la parte más difícil aún está por llegar.

Su estrecha mayoría en el Congreso es una debilidad: pone a un puñado de senadores demócratas, como Joe Mansheen, al mando de los gobernadores.

Su plan de invertir en infraestructura es solo un proyecto hasta ahora. Las discusiones son amargas y el resultado de la batalla legislativa es incierto.

En lo que respecta a las armas de fuego, como en el caso de las leyes electorales, su déficit pronto se hará evidente.

Finalmente, en el espinoso tema de la inmigración, Joe Biden ha estado a la defensiva desde que llegó al poder. Prueba y error, retroceso: La Casa Blanca está luchando por romper entre la promesa de una política migratoria más “humana” y la crisis en la frontera mexicana, con la llegada de miles de inmigrantes.

READ  Viajes: los nuevos países se vuelven verdes en el mapa de salud

El miércoles, en vísperas de su centenario, pronunciará su primer discurso de política pública en el Congreso, en horario de máxima audiencia.

Su portavoz, Jane, prometió a Psaki con un discurso centrado en la infancia, la educación, la salud y las “prioridades de la clase media”. Con la esencia de la máquina, aumentar los impuestos a los estadounidenses más ricos.

¿Franklin Roosevelt? LBJ?

En el campo demócrata, la máquina corre, y las comparaciones divertidas, a veces apresuradas, están lloviendo.

Algunos evocan a Franklin D. Roosevelt (“Roosevelt”) y la audacia del “New Deal” para levantar al país sumido en la Gran Depresión. Otros citan a Lyndon Johnson, quien utilizó su buen conocimiento del funcionamiento del Congreso para mover las líneas en la sociedad estadounidense.

¿Se unirá Joe Biden al grupo de jóvenes presidentes, los más prestigiosos, que han dejado su huella en la historia de Estados Unidos?

“Es posible, pero es demasiado pronto para saberlo”, dice Julian Zelizer.

Por el contrario, Donald Trump ha sido privado de su cuenta de Twitter pero sobre todo el poderoso portavoz de la presidencia, Donald Trump, es inaudible en este momento. Sus comunicados de prensa enojados casi a diario caen en un vacío.

Como si fuera mejor decir que la página ha pasado, Joe Biden rara vez evoca las burbujas de sus ancestros.

Pero “el anciano”, como lo llamó hace unas semanas, sigue siendo muy popular en el campo republicano. Podría dar voz a las próximas elecciones de mitad de período a finales de 2022, en las que Joe Biden desempeñará un papel importante.

De ahí el deseo de este último de golpear fuerte (“avanzar con fuerza”) al inicio de su mandato, siempre que disfrute de todas las herramientas del poder.

READ  Aisha, una joven migrante que fue rescatada del agua luego de 22 días de ser arrastrada, rodeada de cadáveres