Aisha, una joven migrante que fue rescatada del agua luego de 22 días de ser arrastrada, rodeada de cadáveres

Es la mayor tragedia de los barcos de inmigrantes frente a las Islas Canarias. Después de 22 días sin rumbo fijo, el Ejército del Aire español avistó un barco a finales de abril. A bordo, había 59 pasajeros a bordo cuando salió de Mauritania. Solo tres de ellos sobrevivieron, incluida Aisha.

¡No teníamos fuerzas para arrojar más cuerpos al mar!

Un verdadero milagro, este marfileño de 17 años esperaba llegar a las costas de las Islas Canarias. Dejó su ciudad natal en noviembre rumbo a Mauritania, donde navegó con otros 58 migrantes. Solo su hermana estaba en la confianza de su vuelo. Aisha detalla con mucho cariño las terribles circunstancias en las que los pasajeros han soportado esta trágica travesía:Dos días después de partir, no había más agua ni comida. Al cuarto día, no hubo más gasolina. Había hombres que no podían pararse y gritaban de sed: ¡Por favor, necesito agua! ¿Alguien me puede dar un poco de agua? Usamos zapatos para darles agua de mar.


►►► Leer también : Asilo y migración: ¿una política ‘asertiva pero humana’? Sami Mahdi dijo: “En primer lugar, debemos asegurarnos de que el procedimiento sea más rápido”.


Inicialmente fue un avión de la Fuerza Aérea Española el que avistó el barco. Luego, un helicóptero militar se dirigió a rescatar y recoger a los supervivientes. Cuando Aisha vio que el avión se acercaba para salvarlos, rompió a llorar después de 22 días de pesadilla en pleno apogeo:Al principio, cuando alguien muere, solíamos decir una oración. Al final, ya no hubo oración. ¡No teníamos fuerzas para arrojar más cuerpos al mar!

Era una tumba enorme en el agua. Creo que sus esperanzas se han desvanecido en el océano.

Los soldados descubrieron los tres cuerpos supervivientes rodeados por decenas de cadáveres. El cabo Juan Carlos Serrano, miembro de la tripulación del helicóptero, da testimonio del trágico descubrimiento:Era una tumba enorme, en el agua, en medio de la nada. Creo que sus esperanzas se han desvanecido en el océano. Ellos (los tres supervivientes, nota del editor) estaban tan débiles que tuvimos que trabajar juntos para ayudarlos a ponerse de pie.

READ  Ya había sido vacunado 5 veces, ¡se reveló que quería una sexta dosis!

Una vez en tierra, Aisha y los otros dos migrantes fueron trasladados a un hospital de Tenerife. Ante el destino de Aisha, Juan Carlos Serrano quiso ayudar a la niña acomodándola. Tres semanas después de su rescate, Aisha se recuperó y sintió que había encontrado una segunda familia.

Camino mortal y más y más barcos.

Todos los migrantes procedían del África subsahariana. Desde finales de 2019, los barcos que transportan a estas personas en tránsito se han más que duplicado en este centro marino. En 2020, las autoridades han identificado a 23.023 migrantes que llegaron a Canarias. Según el Ministerio del Interior, esta cifra es ocho veces más que el año anterior. El cruce tiene unos cien kilómetros de largo, y es sumamente peligroso debido a las fuertes corrientes, como señalan el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones:El estado del mar en esta época del año y la distancia a recorrer hacen que esta ruta sea especialmente peligrosa. Los barcos pueden navegar durante días sin comida ni agua.


►►► Leer también : Más de 10.000 migrantes han llegado por mar a Italia desde enero, según preocupaciones de la ONU.


La mayoría de los barcos están abarrotados y en malas condiciones. El año pasado murieron más de 1.800 migrantes con la esperanza de llegar a Canarias.