¿Deberíamos preocuparnos por la hiperinflación en Estados Unidos?

Los precios al consumidor subieron un 5% en mayo durante un año en EE. UU., Su mayor aumento en casi 13 años. Pero el número no es (todavía) realmente alarmante.

La inflación es el nervio de la guerra para los bancos centrales. Su principal tarea es también evitar que los precios suban o bajen permanentemente. Entonces, cuando las cifras de inflación de EE. UU. Cayeron el jueves, hubo algo de sudor frío: + 5% en mayo, en un año. Este es el mayor incremento en 13 años y quizás evidencia del regreso de la muy temida “inflación”, que supera el 2%, objetivo común en Estados Unidos como en Europa.

El 5% en mayo, después del 4,2% en abril y el 2,6% en marzo, parece un derrumbe … Sin embargo, la Reserva Federal de Estados Unidos permanece tranquila como la mayoría de los actores del mercado financiero. “Un tercio del indicador de inflación es la venta de automóviles usados”, explica Gregory Volokin, presidente de Meeschaert en BFM Business. De hecho, sus precios subieron un 7,3% en mayo.

“Está claro que los autos usados ​​no seguirán aumentando en un 7% anual o de lo contrario se volverán más caros que los autos nuevos”, continúa Gregory Volokin.

Asimismo, “hay un aumento de las rentas”, explica. “¡Por fin! Porque los alquileres han bajado mucho durante toda la pandemia”. El aumento de mayo no es enorme: + 0,3%. Grigory Volokhin insiste en que “excepto que las rentas representan el 40% del índice de inflación total”.

“Ellos, ellos y nosotros, nosotros”

Al otro lado del Atlántico, también mantenemos la calma. “La inflación está aumentando, pero todavía está por debajo de nuestro objetivo del 2% en promedio” dentro de la eurozona, El gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy de Gallo, explica en Radio Classic, el viernes.

Afirma que “la situación estadounidense es completamente diferente de la situación europea”, y también ve en la inflación estadounidense “una cierta cantidad de factores temporales debido al hecho de que la economía estadounidense se está descongelando”.

“En Europa, para el mismo mes, fue del 2%” y la inflación subyacente (que excluye los precios de la energía y los alimentos, que son muy volátiles) “del 0,9% en la eurozona”, recuerda François Villeroy de Gallo. En resumen: “Ellos son ellos y nosotros somos nosotros”. Entonces, por ahora, no se preocupe, tranquilice a los bancos centrales a coro. Pero los altos precios seguirán mirando como la leche que se quema.