El próximo 29 de julio habremos agotado los recursos naturales del 2021

A partir de este jueves 29 de julio, la población mundial se reducirá al capital natural de nuestro planeta. Según Global Footprint Network, la ONG, Earth Overshoot Day corresponde al día en que la humanidad consumirá muchos recursos biológicos que la Tierra puede reponer en un año.

Concretamente, se necesitará el equivalente a 1,7 Tierras para que la población mundial satisfaga sus necesidades en 2021.

La humanidad vive de “religión”

A partir del 29 de julio, viviremos a crédito durante poco más de cinco meses. Esto es cuatro semanas antes de 2020, que es exactamente la misma fecha que en 2019. En el último año, hemos visto una disminución histórica en nuestra huella ecológica total (-9,3%).

La contención y las medidas tomadas para combatir la epidemia llevaron a una fuerte disminución de las emisiones de dióxido de carbono en la primera mitad de 2020 para comenzar a aumentar nuevamente durante la segunda mitad del año. Hoy, el impacto de la presión humana sobre los recursos naturales vuelve al nivel observado antes de la crisis sanitaria.

Este año, Global Footprint Network reveló que la huella de carbono global ha aumentado un 6,6% en comparación con 2020.

Beatrice Widio, oficial de promoción, WWF Bélgica, también enfatiza el impacto de la deforestación en la capacidad de la Tierra para reponer sus recursos: “Solo en Brasil, 1,1 millones de hectáreas de bosque fueron destruidas en 2020. Esta es una cifra récord desde 2008. Esta tendencia no se ha debilitado ya que la deforestación en la Amazonía aumentó en un 17% en la primera mitad de 2021. Por ejemplo, el sureste es emitiendo La Amazonía ahora tiene más carbono del que almacena debido a la deforestación y los incendios en la región A nivel mundial, hay una disminución del 0,5% en la biocapacidad global de los bosques. Esta es la capacidad de los bosques para producir recursos naturales y almacenar carbono. Esta disminución es En gran parte debido al pico registrado en la Amazonía, todo esto tiene consecuencias para el cambio climático, la sobreexplotación de los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad.

Si todos vivieran como nosotros, ¡necesitaríamos cuatro planetas!

La Unión Europea es el segundo mayor importador mundial de productos relacionados con la deforestación, después de China. Un informe reciente del World Wildlife Fund mostró que el consumo europeo es el principal impulsor de la deforestación tropical y la destrucción de los ecosistemas en todo el mundo.

Beatrice Widio nos explica que Bélgica no está excluida a nivel europeo y mundial: “Entre los países europeos, Bélgica es el sexto mayor usuario de productos asociados con la deforestación. Por persona, esto equivale a 14 metros cuadrados de deforestación per cápita por año. Tenemos una huella mucho mayor que la media mundial. Si todos vivieran como nosotros, ¡necesitaríamos cuatro planetas! Tenemos una biocapacidad muy limitada en Bélgica y estamos cubriendo el déficit ecológico “exportando” parte de nuestra huella ecológica. En otras palabras, “importando” productos de ecosistemas y destruyendo ecosistemas al otro lado del mundo.“.

Esto sin tener en cuenta el hecho de que emitimos muchos gases de efecto invernadero. Los principales sectores son la industria, el transporte y la edificación (calefacción). Bélgica está clasificada en rojo por la Global Footprint Network estimando el 30 de marzo “Día de sobrecarga” con nosotros.

READ  Desaparición de Delphine Gubelar: su marido aparece con una mujer en Facebook y habla por primera vez

¿Cómo se calcula este “día de adelantamiento”?

Para ello, Global Footprint Network se basa en 3 millones de datos estadísticos de 200 países y publicados por las Naciones Unidas. La ONG divide la capacidad regenerativa de la Tierra (capacidad biológica) por el consumo humano anual de recursos naturales (huella ambiental).

Así como un extracto bancario compara ingresos y gastos, Global Footprint Network mide la demanda de recursos y servicios de una población y la “oferta” de ecosistemas.

Beatrice Wideo identifica: “Ambas medidas se expresan en hectáreas globales, es decir, en hectáreas estandarizadas y comparables globalmente, con una productividad media global. Una hectárea equivale a 10.000 metros cuadrados. Luego comparamos la huella ecológica de la población mundial con la capacidad biológica de los ecosistemas globales. Cuando la demanda de activos ambientales de la población mundial es mayor que la oferta, ingresamos en un déficit ambiental. Luego, aprovecharemos las poblaciones que no podrán reponerse de manera sostenible (por ejemplo, caza furtiva y deforestación) y / o liberaremos dióxido de carbono a la atmósfera.

¿Cómo actúa y con qué efecto?

A nivel mundial, WWF estima que debemos reducir a la mitad la huella ecológica de nuestro consumo y producción, así como las emisiones de gases de efecto invernadero, para el año 2030. Esto retrasaría el Día Mundial del Sobreimpulso en 93 días.

Cabe señalar que para lograr los objetivos del Acuerdo de París, será necesario lograr la neutralidad de carbono en todo el mundo para el año 2050. Beatrice Widow señala algunas acciones y soluciones que también tendrán un impacto significativo: “Si reducimos el consumo de carne a la mitad reemplazando esas calorías con una dieta a base de plantas, moveríamos la jornada de horas extras a 17. Si vamos a tomar medidas contra el cambio climático, debemos dejar de destruir los ecosistemas necesarios para la regulación del clima. Este año se presenta una oportunidad inédita, ya que la Comisión Europea debe presentar antes de fin de año un proyecto de ley destinado a evitar la puesta en el mercado de productos como consecuencia de la deforestación. Debemos restaurar los ecosistemas, que pueden ayudarnos a adaptarnos a futuros choques climáticos, que promueven el retorno de la biodiversidad, que adicionalmente almacenan carbono y contribuyen así a la mitigación del cambio climático.

Para retrasar el día de trascender el planeta y lograr estos objetivos, WWF Bélgica insiste en la necesidad de soluciones estructurales a nivel estatal y empresarial, sin perder de vista la conciencia colectiva de todos.