Es probable que se produzcan más terremotos en la isla española de La Palma.

Los Lanos de Ariden, Canarias >> Los habitantes de la isla de La Palma, España, presentaron hoy la posibilidad de grandes terremotos que podrían incrementar los daños causados ​​por la erupción volcánica de hace más de cinco semanas.

Un terremoto de magnitud 4,6 sacude la isla un día después de que un terremoto de magnitud 4,9 sacuda La Palma desde la erupción del 19 de septiembre

Hasta ahora, los terremotos no han causado ningún daño más que la preocupación de los isleños, ya que eran pequeños o suficientes bajo La Palma. El sismo del martes se sintió a 96 kilómetros (60 millas) en las otras tres secciones de las Islas Canarias, un archipiélago en el noroeste de África.

«El equipo científico lleva más de una semana advirtiendo que se pueden ver terremotos, considerando su profundidad, que recientemente alcanzó una profundidad de unos 12 kilómetros (7,4 millas) y una magnitud de 6 (en la escala de Richter)», dijo María. José. Blanco, director del Instituto Geográfico Nacional de España en Canarias, dijo a RTVE, la emisora ​​nacional española.

El flujo de roca fundida del volcán Cumbre Vieja evacuó a unas 7.500 personas y destruyó más de 2.000 edificios, en su mayoría viviendas. Los flujos de lava cubren más de 900 hectáreas (2200 acres) de tierras agrícolas, mientras que un gran arroyo expande la isla a medida que se enfría en el Océano Atlántico.

No se informó de víctimas de la erupción. Con la excepción de un área en la parte occidental de la isla, la vida en la naturaleza continúa excepto por la limpieza de las cenizas volcánicas para los 85.000 habitantes de La Palma.

READ  La caravana de expatriados avanza lentamente en el sur de México, y algunos rechazan visas

La última erupción de la isla, en 1971, duró 24 días. Su más larga, en 1949, duró 47 días. La actividad actual es en el día 39 y no hay señales de detenerse.

“Vimos la peor situación desde la erupción de 1949, cuando un segundo volcán abrió su boca y cortó la parte sur de la isla, que tuvo que ser entregada en barco”, dijo el vulcanólogo Vicente Soler. «Es muy imposible, no imposible hoy».