Feijóo, hace tres años: Si me convocan a una reunión, salvo que esté ingresado en la UCI, les puedo asegurar que voy – Vinoturismorioja

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha vuelto a demostrar su mala memoria en una reciente entrevista en Telecinco, donde se enfrentó a la hemeroteca. Durante la entrevista, trató de justificar su falta de entusiasmo por reunirse con el presidente Pedro Sánchez en la Moncloa, alegando que no conoce los temas a tratar en el encuentro. Sin embargo, simuló olvidar que el año pasado tenía una opinión diferente al respecto.

En aquel entonces, Feijóo estaba dispuesto a reunirse con el presidente del Gobierno y consideraba que era su obligación como líder político. Sin embargo, en la actualidad, exige un orden del día y pide que no se le falte al respeto. Para respaldar su postura, el presidente del Partido Popular mencionó el caso de Puigdemont, argumentando que si el expresidente de la Generalitat de Cataluña solicitara una reunión, él acudiría sin dudarlo, a menos que estuviera ingresado en la UCI.

Estas declaraciones han generado controversia y críticas hacia Feijóo, ya que muchos consideran que su cambio de opinión demuestra incoherencia y falta de memoria. Además, su exigencia de un orden del día para reunirse con el presidente Sánchez ha sido interpretada por algunos como un intento de imponer condiciones y obstaculizar el diálogo político.

En este contexto, resulta relevante destacar que la postura de Feijóo, como uno de los líderes del Partido Popular, puede tener implicaciones importantes en la situación política actual y en las posibilidades de diálogo entre los diferentes partidos. Su falta de entusiasmo por reunirse con Pedro Sánchez podría dificultar la búsqueda de acuerdos y la resolución de los problemas que afectan a los ciudadanos.

READ  Sánchez incumple su promesa de transporte público gratuito para jóvenes y aumenta el IVA de la electricidad al 10% - ABC.es

En conclusión, Alberto Núñez Feijóo ha vuelto a mostrar una mala memoria al intentar justificar por qué no tiene interés en reunirse con Pedro Sánchez en la Moncloa. Aunque en el pasado estaba dispuesto a reunirse con el presidente del Gobierno, ahora exige un orden del día y pide que no se le falte al respeto. Estas declaraciones han generado críticas y cuestionamientos hacia su coherencia y su disposición al diálogo político.