Granjas de México insisten en cultivar alimentos por su cuenta

CIUDAD DE MÉXICO.- El maíz ha comenzado a germinar en las montañas al sur de la capital mexicana, aunque no está claro si hay suficiente agua disponible para cultivar estos brotes o si el agricultor puede pagar fertilizantes más caros.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador quiere que los mexicanos aumenten su propia producción de alimentos para avanzar hacia la autosuficiencia en productos básicos y controlar los precios de los alimentos básicos.

La idea del presidente de brindar asesoramiento técnico a las familias rurales y proporcionar transferencias de efectivo para cultivar no es nueva, pero la devastación provocada por la guerra en Ucrania, el cambio climático y la agitación del mercado le han dado una nueva urgencia. El gobierno quiere evitar la inseguridad alimentaria en un país donde el 44% de la población vive en la pobreza y produce 27,5 millones de toneladas de maíz, pero según datos gubernamentales se consumen más de 40 millones de toneladas.

Algunos agricultores esperan asistencia financiera adicional del gobierno y fertilizantes subsidiados. Otros son escépticos de los planes del gobierno. Pero todos creen que la cosecha de este año será suficiente para alimentar a sus familias y, con suerte, vender un poco más en sus comunidades.

Mientras los países del G-7 buscan soluciones globales, Estados Unidos y los bancos de desarrollo preparan un plan multimillonario para aliviar la inseguridad alimentaria, mientras que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha saludado los esfuerzos de México por ser autosuficiente en alimentos básicos. alimentos, pero no esperaba eso. Resultados rápidos.

READ  España bloque de hormigón aplasta a narcotraficantes - guía de la expo de España

Como dijo Lina, vocera de la organización en México, “No hemos visto una caída en los precios de los alimentos por lo menos este año.

El gobierno dijo que espera que los participantes en el programa aumenten la producción de maíz y frijol en dos tercios.

Los hermanos Arturo, Benjamín y Víctor Corella -tres autores que forman familias campesinas en Milba Alta, sur de México, en sus ratos libres- saben que vienen tiempos difíciles, pero son optimistas porque después de sólo un año de «sembrar vida», o Sembrando Vida” -uno de los proyectos insignia de López Obrador- cosecharon 10 toneladas de maíz, donde antes recibían solo una.

“La razón más importante para sembrar es que (toda la familia) se autoabastece de maíz, no hay necesidad de ir a comprar tortillas, sino tratar de hacerlo nosotros mismos”, dijo Benjamín. Ahora, un técnico del gobierno los está capacitando en sus técnicas de siembra y mejorando su rendimiento.

«Sembrando vida» se anunció como un ambicioso proyecto de reforestación destinado a plantar árboles frutales y productores de árboles en 2,5 millones de acres. También se esperaba que al proporcionar un ingreso estable y asignaciones mensuales en efectivo a las familias rurales, la mayoría de ellas permanecería en sus tierras sin mudarse al norte.

Pero también hay una opción menos conocida en el programa que ahora López Obrador pretende multiplicar. En México, algunos registrantes pueden recibir pagos mensuales por cultivar juntos maíz, frijol y calabaza, también conocida como «milba», durante siglos.

El proyecto “Sembrando Vida” tiene una inversión cercana a los 4.000 millones de dólares y se estima que contará con unos 450.000 participantes, cada uno de los cuales recibirá 225 dólares mensuales del gobierno. El número real de personas involucradas es enorme porque cada agricultor tiene que cultivar alrededor de seis acres para calificar (más tierra que muchos agricultores) y, a menudo, familias o comunidades enteras recolectan incluso su propia tierra, como corales.

READ  Padre de Escocia 'abandonado' en México sale a ver a su nuevo bebé y se enfrenta a un proyecto de ley de aislamiento

Aunque el gobierno ha usado el programa para despejar dudas sobre su menor historial ambiental y su base científica que su estrella, algunos han cuestionado su impacto social.

El bienestar social de México, no la agricultura, se trata de crear empleos y alimentos apoyando a los agricultores a través de asesoramiento técnico y seguimiento.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ve esto como un «plan básico» para ayudar a los pequeños agricultores a mejorar su calidad de vida y producir de manera más saludable.

Ariadna Montiel, secretaria del Ministerio de Bienestar, dijo que el objetivo es ampliar el programa y brindar nuevos apoyos a quienes ya están registrados para que puedan sembrar más tierras, agregar nuevos cultivos o comenzar a producir y utilizar fertilizantes naturales.

Eso es lo que tienen en mente los hermanos Corrella.

Montiel dijo que los resultados del esfuerzo se conocerán en cuatro o cinco meses cuando se coseche el maíz, pero solo las comunidades campesinas verán caer el precio de esos alimentos básicos. “Familias muy pobres, si pensamos en estas familias garantizadas (de autosuficiencia alimentaria), les quitaremos una preocupación”, dijo.

Si tienen más de lo que pueden comer por sí mismos, pueden venderlo localmente o al gobierno a un precio razonable.

Las economías fuertes, incluidas las de Estados Unidos, Japón y los países europeos, han optado por ser autosuficientes y subsidiar ciertos productos, aunque comprar a sus fabricantes es más costoso que importar.

A fines de la década de 1990, con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, muchos mexicanos comenzaron a comprar maíz estadounidense a precios más baratos y dejaron de cultivar sus tierras.

READ  El equipo de salto de Canadá finaliza segundo en la Longin 'Nations Cup de México

Si bien la FAO defiende la autosuficiencia en la producción de alimentos, enfatiza que el comercio internacional es importante para todas las economías.

Algunos mexicanos han regresado a la tierra por razones personales o ideológicas sin ayuda del gobierno.

Ana Martínez, asistente de contabilidad y madre soltera, dijo que la medida fue «un acto de resistencia» en respuesta al creciente crecimiento urbano de la Ciudad de México. Durante las epidemias, Martínez decidió cultivar la tierra de su abuelo en Milba Alta.

“No se trata de crear conciencia en la comunidad y ceder tierras”, dijo. Martínez es miembro de un equipo de protección de la tierra y pasa la mayor parte del fin de semana desyerbando en preparación para su primera cosecha. El plan del gobierno puede ayudar a algunos, pero dijo que era una obra de caridad. «Podemos vivir en la tierra».