La Comisión Europea pide a España que libere a los líderes independentistas encarcelados

España ha sufrido un segundo revés en los días desde que la Comisión Europea pidió la liberación de los luchadores por la libertad encarcelados en Cataluña, incluidos los expresidentes Carlos Puigdemont y los exministros Clara Ponzatti y Tony Camin, y la retirada de las demandas de extradición de exiliados.

Esto se produjo después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea decidiera ayer restablecer temporalmente la inmunidad de Puigdemont, Ponsatti y Comin, tras una votación de los eurodiputados en respuesta a una solicitud del Tribunal Supremo español para mantener el privilegio.

Ahora, el proyecto de informe del Consejo de Asuntos Jurídicos del Consejo de Europa (CoE) advierte: “La mera expresión de opiniones a favor de la independencia no es motivo de persecución penal”.

Pide a España que evite “los castigos apropiados por la no violencia” y que deje de enjuiciar a las personas por mostrar solidaridad con los líderes encarcelados y deportados, en solidaridad con el presidente Guim Dora, que fue derrocado el año pasado por colgar cintas amarillas y pancartas en edificios públicos.

Sin embargo, España trató de tergiversar la declaración de otra manera, y todo el texto se basó en un enfoque “equivocado”, con presos políticos procesados ​​por expresar sus opiniones en el desempeño de sus funciones.

Leer más: Los eurodiputados catalanes no tienen planes de volver a entrar en España a pesar de recuperar la inmunidad, por ahora

Monclova, equivalente al número 10 de España, dijo que el prejuicio “contamina” el informe y lo refleja en su resolución y recomendaciones.

El panel del primer ministro Point Sánchez cree que el informe “aprueba” las acciones de España.

READ  El aumento de las tasas de vacunación en México impulsa el argumento de los líderes fronterizos para poner fin a las restricciones de viaje

Nueve políticos y líderes de base fueron encarcelados de nueve a 13 años por participar en el referéndum de octubre de 2017. Con este fin, el informe COI hace un llamado a las autoridades españolas para reformar los delitos de traición rebelde y más graves.